“El arbitraje me hace feliz”

Julián Andrés Santa

A sus 34 años el pereirano Juan Pablo Mejía se dedica desde el 2019 al arbitraje, impartiendo justicia en los distintos torneos del fútbol risaraldense, donde asegura, ha vivido grandes experiencias y satisfacciones personales, como la de haber llegado a este gremio por capricho y en la actualidad ya haber estado en los certámenes de primer nivel del balompié de Risaralda, por lo que este es un reconocimiento a su labor.

¿Por qué el arbitraje?

“Fue un capricho que me dio y empecé a estudiar y contactar amigos que tenía en el arbitraje y se dio la oportunidad, me gustó, después de tener el primer partido oficial, me siguió gustando y este es el momento en el que le agradezco mucho al arbitraje por tantas cosas bonitas que me ha dado, experiencias, anécdotas y vivo agradecido también con lo malo que me ha pasado porque de eso aprende mucho uno”.

Agradecido por la oportunidad

“Milton Londoño es una persona que le agradezco mucho todo lo que me ha enseñado en el arbitraje, gracias a él me encaminé, pertenezco a la Academia de Árbitros de Risaralda que de la mano del presidente Ramiro Ríos, ha ido creciendo cada día más. Cuando llegué me recibieron muy bien y me dieron la oportunidad de debutar en un partido oficial en Bello Horizonte.

¿Cómo maneja los insultos desde la tribuna?

“La presión es difícil de manejar pero la verdad soy un árbitro tranquilo, a pesar de que soy muy estricto y tengo un carácter fuerte, soy tranquilo para tomar decisiones. La presión del público se maneja siendo sordo a los gritos, a todo lo que diga la tribuna, entonces siempre que me meto a un partido, hago de cuenta que solo estoy con los 22 jugadores”.

Ya ha cumplido metas

“A la edad que tengo es difícil llegar al fútbol profesional porque acá en Colombia tiene que llevar un proceso desde una temprana edad y como hasta los 26, 27, podés llegar arriba. Las metas que me he trazado ya las he cumplido, cuando empecé en el arbitraje, quise dirigir la Copa Ciudad Pereira, se me ha dado, ya son tres, me ha ido muy bien. He dirigido los mejores torneos de Risaralda”.

Anécdota en su trabajo

“Una vez dirigiendo un partido en Muebles del Torneo Élite de Colfiper, una hincha me estaba gritando muchas cosas, entonces se terminó el partido y va y se me acerca a decirme más cosas, entonces cuando llega y me ve así bien de cerca, me decía que no lo podía creer y se disculpó. Era una compañera con la que me gradué, fue un momento de risa”.

Cuenta con el apoyo de su familia

“Cuando les dije que iba a ser árbitro, me dijeron que estaba cometiendo una locura pero te vamos a apoyar. Siempre he recibido el apoyo de mi esposa, de mi madre, han sido personas muy importantes en mi vida para seguir con esta linda profesión. Agradecerle a la academia porque desde que llegué me sentí en casa y esperamos seguir sumando momentos y triunfos”.

Dato:

Juan Pablo Mejía destaca la importancia en su carrera de personas como Milton Londoño, Ramiro Ríos y Carlos Mario Soto.

Compartir

Deja un comentario