22.1 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

Propuesta de Petro generó críticas y debate político

El mandatario propuso el viernes en Cali una asamblea nacional constituyente si las instituciones que tiene el país «no son capaces de estar a la altura de las reformas» del Gobierno y que son tramitadas en el Congreso.

Un inesperado debate sobre la Constitución se abrió en Colombia con la propuesta del presidente Gustavo Petro de convocar una asamblea nacional constituyente ante la dificultad para lograr que el Congreso apruebe sus reformas.

Así lo reconoció este sábado el propio mandatario en la red social X donde se refirió a la propuesta que presentó el viernes en Cali (suroeste), que ha sido criticada por políticos de todas las corrientes, incluidos algunos que lo apoyaron en las elecciones presidenciales de 2022.

«La propuesta de Asamblea Constituyente desatará un debate nacional. Está bien que así sea», afirmó el presidente al compartir el discurso en el que hizo el polémico anuncio, calificado como un «globo» de distracción por diversos sectores porque el apoyo legislativo y popular de Petro va mermando.

Según el exsenador de izquierdas Jorge Robledo, la idea de Petro de una constituyente solo busca distraer «porque no tiene los votos suficientes para aprobarla en el Congreso ni para aprobarla entre la ciudadanía».

«Que la mencione, más que probar su fuerza política en Colombia, lo que demuestra es su debilidad», dijo Robledo en X, y aseguró que la maniobra de Petro es una muestra de «desesperación».

El viernes, en un acto en Puerto Resistencia, un sector de Cali que fue epicentro de las protestas sociales de 2021, Petro argumentó que la asamblea nacional constituyente es necesaria si las instituciones que tiene el país «no son capaces de estar a la altura de las reformas» que propone su Gobierno y que están empantanadas en el Congreso.

Es protestas fueron el punto de partida del inconformismo que llevó a Petro a ganar las elecciones de 2022 y en ellas los manifestantes, en su mayoría jóvenes, reclamaban cambios sociales profundos en el país, bandera que tomó el hoy presidente.

Rechazo generalizado

La declaración de Petro no ha tenido acogida entre los políticos, que consideran impertinente cambiar una Constitución que fue promulgada en 1991 y en cuya redacción participaron, entre otros, los desmovilizados de la guerrilla del M-19, de la que el hoy mandatario hizo parte.

El senador Humberto de la Calle, miembro de la Coalición Centro Esperanza y quien fue el único representante del Ejecutivo en la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, calificó de «débil» el argumento del presidente.

«La causa que alega el presidente para convocar una constituyente es la imposibilidad de cumplir la Constitución, según su propio dicho (…) Si fuese cierto, no es la Constitución la que hay que cambiar sino la forma de gobernar», añadió el congresista en un comunicado.

De la Calle recordó que para aprobar una constituyente se requiere un proyecto de ley, que debe pasar por un Congreso en el que Petro ya no tiene mayorías, y «dos convocatorias al pueblo», primero para que diga si quiere una reforma constitucional y, en caso positivo, para que apruebe los eventuales cambios.

Promesas incumplidas

Al mandatario le recordaron en las redes sociales una promesa de campaña que hizo en 2018 cuando se alió con una facción del partido Alianza Verde -liderada por los exalcaldes de Bogotá Antanas Mockus y Claudia López- de no convocar a una constituyente.

En la foto, el hoy presidente aparece cargando una placa de mármol en la que firmó un decálogo de compromisos en caso de ganar las elecciones, que terminó perdiendo con el uribista Iván Duque.

El segundo punto decía: «No convocaré a una asamblea constituyente».

Claudia López, que fue alcaldesa de Bogotá entre 2020 y 2023, aseguró en X: «Gustavo Petro engañó a Colombia, dio por terminado su Gobierno incapaz, y decidió dedicarse al caos, la repartija de subsidios y la polarización. Serenidad y firmeza Colombia. En democracia protegeremos la Constitución del 91, que sí fue fruto de un acuerdo nacional y ciudadano».

«No tiene mayorías ni para aprobar una Ley ordinaria mucho menos para convocar una Constituyente. Él lo sabe, pero lo dice para sembrar caos, división y polarización que son las herramientas con las que maniobrará el periodo que le queda. A Gustavo Petro no le importa el cambio, la gente, la economía, la seguridad, ni el país. Lo único que le importa es alimentar su megalomanía vanidosa», añadió.

No hay ambiente

El analista León Valencia, director de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), aseguró que entiende «la frustración de Petro» porque «las reformas sociales, tan necesarias como urgentes, no avanzan» y «la resistencia de la élites tradicionales es enorme».

Sin embargo, consideró que «quizá el ambiente no está para embarcarse en un proceso constituyente».

«Lo mejor es acudir a las facultades presidenciales para hacer los cambios posibles mediante decretos y directivas y concentrar los esfuerzos en ejecutar el plan de desarrollo aprobado y sacar adelante la paz con el ELN (Ejército de Liberación Nacional)», añadió Valencia.

 

Reacción en el Congreso

El presidente del Congreso colombiano, el senador Iván Name, aseguró este sábado que esa institución tramitará los proyectos del Gobierno «libre de presiones» luego de que el mandatario Gustavo Petro propusiera una asamblea nacional constituyente si sus reformas no son aprobadas en el legislativo.

«Nuestro país no va a aceptar amenazas ni presiones, y su Congreso de la República va a tramitar tranquila y serenamente las propuestas legislativas y las propuestas del Gobierno, y las que vinieren de los autorizados para ello, con un carácter democrático, libre de presiones», expresó Name en un video publicado en X.

Agregó que la próxima semana el Congreso seguirá estudiando las iniciativas gubernamentales, como la polémica reforma a la salud, y «garantizará a sus comisiones la tranquilidad, como a su plenaria, de poder tramitar tranquilamente, y sin amenazas las leyes, las propuestas que sean convenientes para el país».

«Al Congreso no le pesa una soga en el cuello del presidencialismo. Lo hemos dicho muchas veces y reclamamos la serenidad, el respeto, la armonía, la cordialidad de parte del Gobierno, y le pedimos al presidente que en ese mismo tono y nivel de cordialidad trate la democracia que preside, que no vaya a envilecerse equivocadamente nuestra institucionalidad». añadió Name.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -