17.4 C
Pereira
domingo, junio 16, 2024

NASA y Boeing se preparan para un nuevo intento de lanzamiento de la misión tripulada Starliner

La NASA y Boeing han fijado el próximo miércoles como la posible fecha para el lanzamiento de la primera misión espacial tripulada de la firma privada, tras el frustrado intento del pasado sábado. Ambas entidades emitieron un comunicado conjunto explicando que este intervalo permitirá a los equipos evaluar detenidamente el problema técnico que obligó a suspender el despegue.

La misión, que utilizará la nave Starliner de Boeing con los astronautas de la NASA Barry ‘Butch’ Wilmore y Sunita ‘Suni’ Williams a bordo, estaba programada para despegar a las 12:25 hora local (16:25 GMT) del sábado desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida. El objetivo es llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI) impulsados por un cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA).

El lanzamiento fue abortado automáticamente por el Secuenciador de Lanzamiento Terrestre a solo 3 minutos y 50 segundos del despegue debido a una anomalía detectada. En una conferencia de prensa, Tory Bruno, presidente de ULA, explicó que el problema podría deberse a una tarjeta defectuosa dentro de un sistema del secuenciador ubicado en la base de la plataforma.

Aunque inicialmente se esperaba solucionar el problema rápidamente para intentar el lanzamiento el domingo, Bruno indicó que si el fallo implicaba más que reemplazar una tarjeta en una computadora, se tendría que recurrir a la siguiente ventana de respaldo, que es el miércoles. La NASA confirmó posteriormente que el domingo ya no era una opción viable para el lanzamiento de la misión CFT (Crew Flight Test).

Además del miércoles, la NASA y Boeing han identificado el jueves como otra posible fecha de lanzamiento. Si no se logra realizar el lanzamiento la próxima semana, se deberá posponer por al menos diez días para cambiar las baterías del cohete de ULA.

Esta no es la primera vez que la misión CFT enfrenta retrasos. El pasado 6 de mayo, una anomalía en un tanque de oxígeno líquido del Atlas V obligó a suspender el lanzamiento dos horas antes del despegue. Posteriormente, se descubrió una fuga de helio en el módulo de servicio de la Starliner, lo que provocó nuevos aplazamientos.

El éxito de la misión CFT es crucial para que Boeing obtenga las certificaciones necesarias de la NASA, permitiéndole operar como un segundo proveedor de transporte de carga y tripulación a la EEI. Actualmente, Boeing y SpaceX tienen contratos millonarios con la NASA para proporcionar estos servicios, pero hasta la fecha, solo SpaceX ha cumplido con los objetivos establecidos.

La comunidad científica y espacial espera con gran anticipación el lanzamiento del miércoles, confiando en que los problemas técnicos puedan resolverse y la misión se desarrolle sin contratiempos, consolidando así a Boeing como un actor clave en la exploración espacial tripulada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -