19.2 C
Pereira
viernes, junio 14, 2024

La inteligencia artificial al servicio del arte: Art Recognition combate las falsificaciones

Art Recognition ha ganado notoriedad recientemente tras descubrir más de 40 pinturas falsificadas, incluyendo obras atribuidas a Monet y Renoir, que intentaban ser vendidas en eBay. “A pesar de la percepción de que la IA representa una amenaza para los conocedores de arte, eso está lejos de ser verdad. Por el contrario, está dedicada a complementar a los expertos en arte y los métodos tradicionales de autentificación”, subrayó Popovici, fundadora y consejera delegada de la empresa.

Fundada en 2019 y con sede en Adliswil, cerca de Zúrich, Art Recognition trabaja con galerías, casas de subastas y coleccionistas. Utilizan una IA basada en una red neuronal convolucional para analizar las características principales de un artista a partir de fotografías auténticas y detectar estas características en nuevas obras.

El proceso de autentificación de Art Recognition involucra un entrenamiento intensivo de la IA, que puede durar entre uno y tres días, examinando fotografías de todas las obras conocidas del artista y ejemplos de falsificaciones, si están disponibles. Elementos como las pinceladas, la paleta de colores y la composición son analizados para determinar la autenticidad de la obra.

“Tradicionalmente, la autentificación de arte ha dependido de la experiencia y el juicio de expertos, un enfoque subjetivo que abre la posibilidad al error humano”, explicó Popovici. «Nuestra IA presenta sus resultados con un porcentaje de probabilidad que en los recientes casos en eBay superaba el 90 %».

Sin embargo, Popovici admite que la tecnología tiene sus limitaciones. Por ejemplo, no puede verificar obras de Vermeer, debido al reducido número de obras existentes (solo 36), ni distinguir eficazmente obras altamente restauradas como el ‘Salvator Mundi’, cuya autoría por Leonardo da Vinci sigue en debate. También enfrenta desafíos con el arte contemporáneo, como las obras de Jackson Pollock o Modigliani, donde las disputas sobre la autenticidad son frecuentes.

A pesar de estas limitaciones, la tecnología de Art Recognition ya ha sido probada en cuadros con autorías disputadas. Su IA concluyó que «Sansón y Dalila», expuesto en la National Gallery de Londres y atribuido por algunos a Rubens, no era del maestro flamenco. Por otro lado, validó la autenticidad de un autorretrato de Van Gogh en el Museo Nacional de Oslo.

Popovici también ve un futuro brillante para la IA en el arte, más allá de la autentificación. Destaca su potencial en experiencias interactivas en museos y galerías, análisis de datos de tendencias de mercado, y la creación de obras asistidas por IA. “Estoy segura de que veremos obras aún más espectaculares en el futuro”, añadió.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -