A mi padre Nicanor Ocampo Marín

Corría el año 67, había un café en la esquina de la calle 19 entre novena y décima, allí solían esperar solo para verla pasar un grupo de amigos muy particular, ahí viene gritaba uno, la palmera le decían, me voy a casar con ella, será la madre de mis hijos, estás borracho Nica, le…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.

Compartir