18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

Rumbo al Museo Arenas Betancourt en Pereira

El Museo Rodrigo Arenas Betancourt es un viejo anhelo de los pereiranos, que ahora, por fin, empieza a abrirse paso, gracias al apoyo de entidades locales como la Universidad Tecnológica, la Sociedad de Mejoras Públicas y la Sociedad Bolivariana. Aquí les contamos su historia, tomada de mi libro “Crónicas de vida en tiempos de guerra” (Amazon, 2022).

20 años atrás

En 2002, por iniciativa del expresidente Alfonso López Michelsen y con el apoyo de la bancada antioqueña en Cámara y Senado, el Congreso de la República aprobó la Ley 748 de honores a la vida y obra del escultor Rodrigo Arenas Betancourt, autor de los más importantes monumentos públicos en el país (Lanceros del Pantano de Vargas y Bolívar Desnudo, entre muchos otros).La viuda del maestro Arenas, María Helena Quintero, y sus dos hijos, estaban felices. No era para menos. La nueva ley incluía cuantiosos recursos económicos tanto con el aporte inicial de 1800 millones de pesos, como a través de la emisión de una estampilla conmemorativa que permitiría recaudar treinta mil millones más.
En esta forma -pensaban- harían por fin realidad el sueño de hacer un museo en honor a su esposo y padre, pero también a ese gran artista nacional y latinoamericano, preservando su obra y legado, sus libros y manuscritos, sus bocetos y esculturas, que ellos todavía exhiben orgullosos en su casa de Caldas (Antioquia), pero en condiciones inadecuadas.
Por fortuna, el municipio de Sabaneta ofreció un lote amplio, “muy hermoso”, para construir el museo o, mejor, el Centro Cultural Rodrigo Arenas Betancourt. Todo parecía marchar sobre ruedas, pero…

Honores, ¡sin plata!

Ningún gobernador de Antioquia presentó el proyecto requerido a la Asamblea para la emisión de la estampilla, al tiempo que el Ministerio de Cultura dijo no tener dinero para hacer el cuantioso aporte aprobado, ¡que superaba dizque el monto de su presupuesto anual!
Pasaban los años sin que la norma en cuestión se aplicara. Por fortuna, en 2010, tras casi una larga década de espera, la señora Quintero vio la posibilidad de sacar adelante su proyecto cuando Juan Manuel Santos, quien había firmado esa ley como ministro de Hacienda, asumió la Presidencia de la República.
De inmediato, le escribió una carta al primer mandatario con los detalles pertinentes, confiada en su acogida por estar allí estampada la firma presidencial…, y se sentó otra vez a esperar.
De acuerdo con los trámites oficiales, la oficina jurídica de Presidencia estudió la ley, pero la remitió de inmediato, para las consultas de rigor, al Ministerio de Cultura, donde le respondieron, al margen ya de la escasez presupuestal, que por ser una simple ley de honores no había que cumplirla, ni por tanto girar los cuantiosos recursos solicitados.
El alto gobierno, como era de esperarse, acogió dicho concepto, enterrando, de una vez por todas, las medidas económicas contempladas en las disposiciones legales.

Hacia Pereira

Ante esto, la familia de Arenas no se dio por vencida. María Helena, conocedora de ser Pereira la ciudad más cercana a los afectos del artista por encima de su tierra natal, fue hasta allí a promover, con el apoyo de personalidades locales como Marta Lucía Eastman, la creación del Museo Rodrigo Arenas Betancur con todas sus obras en bronce, yeso y papel, incluso realizando muchas de ellas que apenas estaban en esbozos, dibujos o fotografías.
La acogida fue extraordinaria, tanto que se pensó en un lugar abierto, nada menos que en el Parque Olaya, para exhibir varias esculturas de gran formato (como se hizo con las de Fernando Botero en el Parque Berrío de Medellín) y acondicionar allí, en la hermosa Estación del Ferrocarril (que, por algún tiempo, fue sede de la Biblioteca Pública Municipal), la sede del museo, hecho obviamente con todas las especificaciones técnicas.
De nuevo, por desgracia, la mala fortuna se atravesó. Del sitio en cuestión se terminó apropiando una entidad pública, perdiendo así La Perla del Otún, centro por excelencia del Eje Cafetero que ahora es patrimonio cultural de la humanidad por declaratoria de la Unesco, la posibilidad de ofrecer a propios y extraños un centro artístico de primera categoría, único en el mundo.
“Arenas es un judío errante con su museo”, sostiene María Helena Quintero, quien fue la inseparable compañera del artista durante veinte años, hasta su muerte en 1995.

Llamado de alerta

“Ahí está todo este legado artístico, de valor incalculable, almacenado en bodegas, en pésimas condiciones porque no tenemos la técnica, ni los conocimientos, ni el manejo, ni los recursos, para preservarlo”, comenta María Helena, quien anota que la propia dirección del Museo Nacional ha lanzado un llamado de alerta al ver que importantes documentos comienzan a desaparecer, devorados por los hongos, la humedad y la desidia del Estado, más la del sector privado, en el marco de su mutua responsabilidad social con la cultura.
Ahí está ese legado, en su casa del municipio de Caldas, donde Arenas Betancourt tenía su taller, que hoy es sede, gracias al esfuerzo familiar, de la Fundación que lleva su nombre, la cual busca a toda costa preservar un patrimonio cultural de los colombianos, de todos nosotros.
Sobre el museo, no queda sino una luz de esperanza: Pereira, en cuyo parque principal se levanta el soberbio Bolívar Desnudo, la obra que el maestro consideraba más bella, más interesante y la que más quería; donde hay cinco esculturas suyas (que incluyen el Monumento a los Fundadores, el Cristo sin cruz y el Cristo-Prometeo, así como su único mural, en el antiguo edificio del Seguro Social), el mayor número después de Medellín, y donde -asegura María Helena, emocionada- las gentes vibran cuando escuchan el nombre del artista, al rendirle homenajes y al contemplar sus obras, dando vueltas a su alrededor.

El judío errante

Por ello, con sobrados méritos, Arenas Betancourt fue protagonista, en 2013, durante la celebración del sesquicentenario de la fundación de Pereira, con una amplia exposición en la sede del Concejo Municipal, antigua residencia del poeta Luis Carlos González, mientras el Bolívar Desnudo, que entonces cumplía cincuenta años de vida, fue restaurado, al igual que el Monumento a los Fundadores, donde la figura de Prometeo se alza sobre los relieves laterales que reviven la proeza de los colonizadores antioqueños.
La alcaldía, además, conserva un proyecto, también de la Fundación, para el parque del barrio Cuba, cuya realización daría a numerosas familias humildes, de un vasto sector popular, tener la dicha de pasearse en torno a La Nueva Vida, escultura monumental que representa a una pareja con su hijo en las formas alegóricas, plagadas de símbolos, características del artista.
Entretanto, el célebre artista antioqueño parece el judío errante en busca del museo, de su museo, donde pueda finalmente descansar en paz. Ni siquiera la celebración del centenario de su natalicio, en 2019, le permitió lograr tan noble propósito…

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -