En boca cerrada, no entran virus

De cómo la pandemia acabó con la alegría y cerró moteles y cantinas en Pereira. Ángel Gómez Giraldo Tanto que insistió el escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti en defender la alegría para venir un virus tan pequeñito a hacer pandemia y tirarse la fiesta, encerrando a la población en sus casas, que aparece con…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.