21 C
Pereira
domingo, marzo 3, 2024

Bailarina del mar

Virgilio González G.
El cinematógrafo la salvó de la infamia del olvido, por eso puedo revivirla a mi
antojo sobre el escenario exclusivo del televisor.
Baila para mí en claroscuro sobre un estrado solitario; ligera de ropas y descalza,
destruyendo en cada movimiento los viejos cánones del pudor. Libre, fluida y
sensual, rescata con su gracia la belleza perdida en el tiempo desde que Ariadna
recuperaba los pasos de Teseo por los recodos de un laberinto en Creta. Como
una moderna cariátide esculpida en tela, liberada de las ligaduras del clasicismo,
sólo carga sobre sus espaldas la poderosa levedad de la poesía.
Al tiempo, la lluvia bombardea mi ventana, acompasada con ese fantasma que
bate su túnica griega al ritmo juguetón de un Momento musical. No es fortuito que
el agua se sume en este instante a la fascinación que siento por su arte, no en
vano golpea los cristales de mi estudio; es la sustancia del mar que le inspiró
desde pequeña su undívaga cadencia y su inagotable energía.
Amó el agua, por eso su cuerpo translúcido fluía sobre el entablado como un
torrente de seda.
Isadora, hermana de las olas, musa de viento sobre tarimas de arena, diosa
mortal que viviste para danzar:
Danza fue el mar que te llamaba de niña cada tarde, danza los vaivenes de tu
amor y de tu lucha, danza fue tu alma seduciendo los salones de la aristocracia,
danza tu cuerpo arqueándose sobre los amantes furtivos.
Danza macabra fue también tu muerte imperdonable.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -