21.6 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

Profesiones propensas a la pérdida auditiva

Además de las enfermedades congénitas, el uso inadecuado de audífonos y otros aparatos
tecnológicos, el desgaste propio de la edad, así como la pérdida súbita, están llevando a que más personas pierdan la audición.

De hecho, en este Mes de la Audición, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó
que más de 5% de la población mundial, es decir 430 millones de personas, entre ellos 34
millones de niños, padecen una pérdida de audición discapacitante y requieren rehabilitación.

Para 2050 se estima que la cifra podría superar los 700 millones de personas, es decir, una
de cada diez personas.

“El cuidado del oído y la audición debe ser una realidad para todo el mundo. La pérdida
auditiva se trata de una discapacidad invisible no solamente porque no presenta síntomas
evidentes, sino porque durante mucho tiempo ha sido una condición estigmatizada y los
responsables políticos la han ignorado y que se nota en un factor como falta de detección
auditiva temprana, que puede ser revisada a través de un tamizaje neonatal”, comenta
Alejandra Pulido, soporte clínico para Norte de Latinoamérica de MED-EL, compañía
especializada en soluciones auditivas.

En Colombia, alrededor de 7 millones de personas tienen algún tipo de limitación parcial o
total para escuchar adecuadamente y la importancia de un diagnóstico oportuno garantiza un tratamiento efectivo. El desarrollo tecnológico permite contar hoy con alternativas para tratar diversos tipos de hipoacusia como los audífonos, implantes cocleares e implantes
osteointegrados, que permiten desarrollar actividades diarias como tocar piano, hacer
ejercicio, ir a la playa y nadar.

Riesgo
Para evitar una eventual pérdida auditiva es importante evitar una gran exposición a ruidos y que al sobrepasar los 85 decibeles, puede generar deficiencia auditiva crónica.

Dentro de las actividades recreativas que podrían desencadenar en una pérdida auditiva si
no hay un uso responsable, son las actividades como el tiro al blanco y la cacería porque se
trata de ruidos de impacto; escuchar música a intensidad elevada y por tiempos prolongados; asistir a conciertos o pertenecer a una banda. En el caso de exposiciones de ruido laboral se incluyen actividades de carpintería, obras de construcción, operaciones en aeropuertos, actividad minera y quienes trabajan en bares, jardineros, estilistas con el uso del secador, pilotos de fórmula uno, los trabajadores de call centers y hasta los pintores, por el uso de elementos ototóxicos.

Precisamente los call centers se han convertido en uno de los sectores que más empleos
generan en la ciudad, de ahí la necesidad de que se haga esta labor de manera adecuada y
sin causar daño auditivo.

Sin embargo, la tecnología puede ser aliada en materia de pérdida auditiva. Por ejemplo, un implante coclear es la solución para personas con pérdida de audición severa o profunda. Esta tecnología se utiliza para reemplazar el funcionamiento de los componentes del sistema auditivo. Los implantes constan de dos partes: un procesador de audio externo que capta las señales acústicas para transformarlas en eléctricas y una parte interna, encargada de estimular eléctricamente la cóclea.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -