18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

‘No soy de aquí, ni soy de allá’

Por lo menos uno de cada dos colombianos tiene un familiar en Estados Unidos, España, Chile, Brasil, Italia y hasta Japón, sin contar los miles que durante la bonanza petrolera cruzaron por Cúcuta rumbo a Venezuela y que en su mayoría tampoco se fueron legalmente.

¿Entonces por qué el desprecio y los comentarios? Razón tenía Facundo Cabral, cuando antes de empezar su canción ‘No soy de aquí, ni soy de allá’ decía: “Me gustan los que callan y me gustan los que cantan (…) por eso si hay uno, hay dos”. Usted que lee esta nota, en algún momento se ha imaginado ¿en qué trabajaría en otro país de tener que dejar Colombia de la noche a la mañana?

Cuerpo colombiano, corazón venezolano

“Retornar es un proceso, siempre que se migra de un lugar a otro sientes como que se mueven mil cosas, porque cada vez que migras dejas amigos, colegio, los hijos dejan toda la vida que han conocido, toca empezar otra vez. Migré de Colombia a Venezuela, viví allá casi 20 años y apenas llevo dos de haber regresado a mi país. Allá hice mi familia, pero la vida te obliga a moverte, ya tenía un tema de ilegalidad, porque no me renovaban los documentos por ser colombiana, no podía seguir contratando con las compañías y soy ingeniera química”, es el relato de Karin Stella Blanquicett, una cartagenera que tiene sus sentimientos completamente 50/50, ella ni es de aquí, ni es de allá totalmente.

Ser feliz es el color de identidad

Lo único que quiere el migrante es estar tranquilo después de haber sufrido por cualquier razón en el lugar que se encontraba, esa debería ser el único motivo por el cual se le pregunte a alguien qué lo trajo o qué lo llevó. El esposo de Karin, es venezolano, pero a pesar de ser un hombre joven es todo un experto en migraciones, él vivió varios años en Vietnam y por esta razón el emprendimiento con el que iniciaron su nueva vida en Colombia es con base en lo natural y el bambú, unieron los conocimientos de los dos. En definitiva, las migraciones es el tema fuerte de esta pareja, porque se empeñan en que las personas migren del plástico y la contaminación a un mundo ecológico.

Aprovechando las experiencias de esta colombovenezolana sobre los dos países y culturas, se le preguntó ¿qué tan fácil es migrar a Colombia, vivir aquí y encontrar oportunidades? “Sé que se necesita demasiado acompañamiento, los venezolanos sufren a diario por el tema de la xenofobia, porque unos pocos hacen las cosas como no es. Soy de las convencidas de que muchos de los venezolanos que hay hoy en Colombia, son profesionales, trabajadores, seres humanos maravillosos que necesitan que de verdad se les abran las puertas, como en esta feria de servicios en la que estamos. Ellos en su país me abrieron las puertas de una forma única y mi vida profesional tuvo un esplendor maravilloso, porque nadie me decía ‘ahhh es que esta colombiana… al contrario, valoraban mi talento”.

Se fue un niño y regresó un hombre

Sebastián Camacho es un quindiano que salió de Colombia, porque su padre se vinculó a una gran empresa en Venezuela. Se fue por 14 años, allá hizo el bachillerato y parte de la universidad. A él se le preguntó si es tan duro ser colombiano en venezuela, como ser venezolano en Colombia: “Cuando llegué el recibimiento fue muy cálido, nunca tuve un maltrato por parte de nadie, se puso fuerte cuando entré a la universidad, pero eso se fue corrigiendo y la verdad amo a Venezuela, todo lo que tengo en este momento se lo debo a ese país”.

Camacho se tuvo que devolver porque nació su hijo aquí y justo cuando estaba haciendo los papeles para volver, llegó la Pandemia y quedó encerrado allá. Pero hace un año y medio la familia se reunificó. Al pasar la frontera se enteró de los programas de Migración Colombia y se inscribió, pero no volvió a recordarlo, pasaron ocho meses y cuando estaba en una de las filas para vacunación vio de nuevo el aviso de ‘Colombia nos une’ de Migración y pudo iniciar su proyecto productivo de café con lo que aprendió allá.

Una feria para todos

El viernes en el Cede del barrio Kennedy, se realizó la ‘Jornada de sueños y oportunidades’ y bajo el eslogan “Uniendo caminos, construyendo futuros”, se atendió a los varios requerimientos que tiene la población venezolana de la ciudad. Hubo un momento que llamó especialmente la atención y fue cuando una madre llegó con su pequeño uniformado y de unos seis años aproximadamente, le preguntó a uno de los encargados por la atención en salud y la dirigieron al estand correspondiente, pero lo que ella buscaba era un médico y con toda la amabilidad le dijeron que en ese lugar no había, pero que la encaminarían en la ruta de atención.

Una de las personas que más conoce a la comunidad venezolana en Pereira es Fernando Carrillo, coordinador del Programa de Atención al Migrante e informó: “Es una experiencia bonita, porque es el resultado final de todo lo que se viene trabajando, es madurar las intervenciones en territorio y la articulación de todas las instituciones ante un tema generalizado. Se puede decir que en el eje cafetero casi en un 100% tienen restablecidos sus derechos, porque pudieron aplicar al proceso de regulación”.

La migración en cifras

Según la plataforma de Datos Abiertos del gobierno Nacional, de los casi 13 millones de personas indiciadas por diferentes delitos en Colombia, solo el 1% es de Venezuela. Mientras que de los 140.917 señalados en Pereira, de Venezuela fueron 586 y de esta cifra 124 fueron mujeres, lo que equivale a 0.4%.

En cuanto a los beneficios de la migración, desde Fedesarrollo observan que hay por lo menos un millón de personas que se pueden incorporar al mercado laboral y pueden contribuir a la seguridad social. Por lo menos en esta década aportarán cerca de 0,1% puntos porcentuales de crecimiento económico adicional al país. El 47% de los migrantes entre 25 y 54 años tuvo dificultades para conseguir un empleo a causa de: 52% no tiene papeles al día, al 34% lo discriminaron por su nacionalidad y el 26% dijo que había mala remuneración económica o condición laboral.

Dato

La percepción indica que hay muchos migrantes que se han ido de Pereira y podría ser cierto con base en las cifras, pero el movimiento migratorio en zona de frontera indica que han sido más los que han entrado al país, que los que han salido.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -