19.7 C
Pereira
jueves, febrero 22, 2024

Aquel fatídico miércoles 8 de febrero…

Tal vez en la historia de Pereira quedará marcado el sismo de 1995 como uno de los más destructivos, aunque en la memoria colectiva siempre se habla del terremoto de 1999 como el peor.

 

Óscar Osorio Ospina

Eran las 1:40 de la tarde de aquel miércoles, 8 de febrero de 1995. La mayoría de empleados se aprestaba a regresar a sus oficinas y sitios de trabajo cuando un violento sismo los sacó de la modorra del medio día.

Un terremoto de magnitud 6.4 grados en la Escala de Richter, con epicentro en la vereda La Zulia del municipio de Trujillo (Valle) y una profundidad de 77 kilómetros sacudió la ciudad y varios municipios aledaños. A ese remezón inicial le siguieron 103 réplicas, el 75 de ellas con más de 3 grados, lo cual acabó de agravar el panorama.

El reporte inicial hablaba de 20 muertos y 200 heridos, innumerables edificaciones seriamente afectadas, casas venidas abajo, sedes de gobierno total o parcialmente destruidas, en fin… Todo un panorama de desolación.

En la carrera 12 bis con calle 13 se derrumbó un edificio causando la muerte a varios de sus ocupantes e igual ocurrió con otro en la carrera 7ª con calle 13. Conjuntos residenciales como Las Garzas debieron ser evacuados y sedes del gobierno como la Gobernación de Risaralda, las instalaciones del DAS en el barrio Providencia, las oficinas del Incora, el Palacio Municipal, entre otros muchos, sufrieron serios daños.

Esa tarde el Gobernador de esa época, Diego Patiño Amariles, difícilmente pudo ingresar a su despacho por cuanto el Palacio Departamental sufrió graves consecuencias, lo que obligó a la reubicación de la mayoría de sus dependencias. El directorio de despachos de la Gobernación se atomizó provisionalmente en instalaciones como Mercasa, el Distrito de Vías, el Infider, el edificio de la Lotería de Risaralda y el edificio de Rentas de la calle 17.

Y cosa similar ocurrió con la Alcaldía de Pereira, por ese entonces a cargo de Juan Manuel Arango Vélez, que se trasladó a una sede de la carrera 7ª con calle 38.

El día del terremoto estaba encargado de la Alcaldía Municipal el secretario de Hacienda, Juan Manuel Buitrago, quien, para facilitar las labores de remoción de escombros y rescate de las víctimas, así como para evitar posibles saqueos y vandalismo, decretó el toque de queda entre las 8:00 de la noche y las 5:00 de la madrugada.

El Presidente Ernesto Samper, acompañado por parte de su gabinete, se hizo presente en la ciudad pocos días después para evaluar la magnitud de los daños y poner en marcha las acciones de reconstrucción, tanto en Pereira como en Dosquebradas y varios municipios más. De esa comitiva hizo para el ingeniero pereirano, Samuel Eduardo Salazar, quien se desempeñaba como director general del INURBE, Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana, que fue liquidado en el 2003.

Un caso asombroso

De aquella tragedia, queda vivo en la memoria un episodio casi milagroso. Se trata del rescate con vida de Mercedes Coronado, una ingeniera y empleada del Sena que junto con su familia quedó atrapada en medio de los escombros del inmueble que ocupaban en un sector de la avenida Circunvalar con calle 9ª, cerca al parque Valeriano Marulanda.

Tras una larga y desesperante jornada de trabajo protagonizada por varias decenas de bomberos y personal de socorro, se logró salvar a Mercedes, pero ni su esposo Héctor García, profesor de la Universidad Tecnológica de Pereira, ni su empleada doméstica, Carmen Juliana Moreno, lograron sobrevivir.

Después de ser atendida por el personal médico, Mercedes Coronado pudo reencontrarse con su hija, Carolina García, aunque la alegría del momento se vio opacada por la pérdida de esos dos seres queridos.

La reconstrucción

El terremoto de hace 29 años sirvió para poner en marcha proyectos de intervención y de reconstrucción de muchas edificaciones que habían sido levantadas sin aplicación de las normas de sismo-resistencia, contempladas en la Ley 400 de 1997, que lógicamente no existían por ese entonces.

Entre ellos el Palacio Departamental, construido por el arquitecto Laureano Forero en los años 70 cuando era gobernador Mario Jiménez Correa. Por iniciativa de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la edificación recibió el Premio Nacional de Arquitectura en 1979.

Amparo Jaramillo de Drews, quien dirigió la reconstrucción del Palacio Departamental, que se ejecutó con un crédito de $400 millones respaldado por una póliza de seguros, recordó que fue necesario retirar del edificio centenares de toneladas de ladrillos que hacían parte de las divisiones de los despachos y hacer el reforzamiento estructural del palacio que está conformado por dos edificaciones en L. En seis meses que duraron las obras, el Palacio quedó con pocas divisiones hechas ahora en material liviano, con ambientes abiertos y un despacho para el Gobernador adornado en distintas áreas, como las salas de recibo y de juntas, con piezas de alfarería y orfebrería propias de la cultura quimbaya adquiridas con licencia del Ministerio de Cultura.

El sismo dejó en evidencia, además, la necesidad de intervenir de manera urgente el colector Egoyá, epicentro de éste así como del terremoto del 23 de noviembre de 1979 (magnitud 7.2) que causó el colapso de 18 viviendas, 11 edificios, tres iglesias, entre ellas La Catedral y el Perpetuo Socorro, el Cuartel de la Policía en la calle 25 con carrera 5, el edificio de las antiguas EE.PP. ubicado en la calle 16 con carrera 10, y el Hospital San Jorge, entre otros graves daños, como lo recuerda el ingeniero Carlos Alfredo Crosthwaite Ferro.

Colofón

Luego vendría el terremoto del 25 de enero de 1999 (magnitud 6.2), con un saldo en Pereira de 40 muertos, más de 50 heridos y 52.000 personas damnificadas, mientras que en Armenia fue una verdadera catástrofe.

Y, como siempre, cada vez que tiembla en la zona o se conmemora una fecha luctuosa como ésta, surge la pregunta: ¿estamos preparados para el próximo terremoto?

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -