18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

“El café de los abuelos”, una inolvidable experiencia por el mundo del café en Apía

La familia Grajales Grisales heredó de don Arnobio, más conocido como Yuyo, una visión empresarial que busca posicionar a este municipio de Risaralda como un gran destino cafetero y turístico.

 

Óscar Osorio Ospina

En un paradisíaco paraje de la vereda El Diamante de Apía, rodeada de matas de guadua y cultivos de café, sobre un pequeño valle bañado por las tranquilas aguas del río Apía, está ubicada la finca La Nubia, fundada hace varias décadas por don Arnobio Grajales, un emprendedor campesino a quienes todos en el pueblo conocen como Yuyo.

En este predio, a solo unos 10 minutos del casco urbano, los Grajales han destinado nueve hectáreas a la siembra de cafés especiales de las variedades Castillo, Rosario, Colombia y Suprema, así como unos micro lotes de Bourbon Rosado y Geisha. Allí se cultiva y se procesa el café de marca propia Yuyo que se somete al proceso de lavado, aunque en ocasiones también se utilizan los procesos Honey y Natural, para luego vender el producto, molido o en grano, tanto en Pereira como en Viterbo y otros municipios.

Y este es el café que desde hace 10 años, en el 2012, se consume también en la Panadería Yuyo, fundada por don Arnobio hace seis décadas, la cual está localizada en la Calle Jamarraya con Calle Santuario, es decir en la carrera 8ª con calle 9ª de Apía.

Los Yuyos: de izquierda a derecha Julián Darío, Carlos Andrés, Cristóbal (q.e.p.d.) y Junior Grajales Grisales
Los Yuyos: de izquierda a derecha Julián Darío, Carlos Andrés, Cristóbal (q.e.p.d.) y Junior Grajales Grisales

Así lo señala Carlos Andrés Grajales Grisales, quien lleva 20 años en la actividad comercial siguiendo la vocación que heredó de su padre, junto a sus hermanos menores Julián Darío, Cristóbal (ya fallecido) y Junior. Además de la caficultura y el negocio de panadería, don Arnobio también incursionó con éxito en el negocio de la hotelería y el turismo desde el 2009.

 

“Ya vamos para 14 años en el campo de la hotelería y el turismo. Somos personas apasionadas del pueblo y por la gente del municipio, enamorados de la tierra, de ver crecer y desarrollar a su gente, nos encanta proyectar y soñar a Apia como un pueblo de pujanza y de desarrollo”, afirma Carlos Andrés.

En cuanto a la caficultura, precisa que en la finca La Nubia, una herencia que viene de sus abuelos, es posible vivir una inolvidable experiencia inmersiva alrededor del cultivo, el proceso y el consumo de café. “La llamamos la experiencia El Café de los Abuelos, allá hacemos todo el recorrido, le enseñamos a la gente el proceso que nosotros le hacemos al café, la selección, el secado al sol y la preparación, o sea, la trilla, la tostión y la molienda artesanales. Luego, les mostramos como se preparaba antiguamente el café con aguapanela, para brindarles una tasa de café asentado, donde hay que dejar reposar el café y esperar que él se asiente para poderlo consumir”, explica.

En La Nubia, por ahora, no hay opciones de alojamiento, pero se cuenta con el hotel Junior Plaza, propiedad de la familia, ubicado en el marco de la plaza principal de Apía y contiguo a la panadería, el cual fue remodelado y dotado con los últimos adelantos y comodidades en materia de hotelería. El predio fue comprado por don Arnobio en 1996 a las señoras Mejía, en compañía de Jorge Humberto Velásquez, quien dos años más tarde le vendió su parte de Yuyo.

Productos y subproductos del Café Yuyo
Productos y subproductos del Café Yuyo

La panadería la fundaron Arnobio Grajales y Saulo López en los años 60, fue la primera panadería que tuvo el municipio y la cual hoy mantiene abiertas sus puertas, gracias a un proceso de transformación y de crecimiento permanente. Allí, además de una amplia línea de productos de panadería, se expende el café propio desde el 2012, además de otros subproductos como tortas, galletas y piononos de café.

Se lamenta Carlos Andrés de que su padre no alcanzó a ver culminado el proyecto hotelero que fue una de sus últimas iniciativas: “Yo empecé a administrar la panadería en el 2004 y el hotel no existía en ese momento. El local estaba vacío, pero mi papá siempre tuvo la visión de montar ahí un hotel. Entonces a principios del 2009 él me dijo que quería terminar el hotel pero no tenía plata. Le propuse conseguir un crédito para montarlo, el proyecto comenzó en marzo de ese año, pero él murió en junio y no alcanzó a ver terminado el proyecto”.

El hotel Junior Plaza abrió sus puertas en diciembre del 2009 “con un televisor fiado, sin lavadora y unas bases camas, no teníamos absolutamente nada”. A partir de la remodelación que se hizo en el 2017, ya se dispone de 15 habitaciones, todas con baño privado, agua caliente y televisor, así como con Registro Nacional de Turismo.

En cuanto a la finca La Nubia, en el futuro cercano el objetivo es contar allí también con el servicio de alojamiento y restaurante con la gastronomía propia del pueblo y engranar el hotel Junior Plaza con las redes que ofrecen experiencias turísticas para conformar una ruta de posibilidades para los visitantes que integre la experiencia “El café de los Abuelos” a los atractivos que ofrece el municipio de Apía, en especial el parapentismo en el sitio El Voladero, los senderos ecológicos, los recorridos por las casas museo y las calles temáticas del municipio y el avistamiento de aves que ofrece una inmensa variedad de especies a los amantes de esta actividad.

Para Carlos Andrés Grajales es claro que desde el sector empresarial es mucho lo que se puede hacer en esta dirección, pero se requiere también del apoyo fundamental del gobierno y la institucionalidad para llevar adelante estos objetivos.

Por tal razón, decidió aceptar la invitación para hacer parte de una lista de candidatos al Concejo Municipal por parte del Partido Liberal, de cara a las acciones de octubre próximo. “Yo creo que a nosotros nos ha movido el pueblo, nosotros sentimos y queremos el pueblo y lo que queremos ver desarrollado. Sabemos que Apia tiene muchísimo potencial y en ese momento creo que es importante incursionar en el tema político para ayudar en el proceso del desarrollo”.

Por ello aspira a que desde el Concejo Municipal se puedan adelantar iniciativas como la actualización del Plan Básico de Ordenamiento Territorial y certificar a Apía como un destino turístico. “Es una de las partes importantes que nos puedan ayudar a fortalecernos más turística y agropecuariamente, porque es muy importante que el municipio figure a nivel nacional como un centro de desarrollo turístico y agropecuario”, anotó Carlos Andrés, uno de los actuales Yuyos, herederos de la visión y el empuje de don Arnobio Grajales.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -