19.4 C
Pereira
lunes, abril 22, 2024

Calamidad pública y urgencia manifiesta en La Virginia, municipio que vive una tragedia

Desolación, impotencia, hambre y desconsuelo, son algunos de los sentimientos que sufren miles de personas en La Virginia, después de que el río Risaralda tras el colapso de uno de sus jarillones, inundará alrededor de 14 barrios de la localidad, dejando a su paso la destrucción de las pertenencias de miles de familias y un panorama de tristeza.

Ante esta tragedia, se incluyó al municipio de La Virginia en el decreto de calamidad pública y la urgencia manifiesta en el departamento.

Los damnificados iniciaron ayer con la limpieza de sus viviendas, intentado encontrar enseres que no hubiesen sido dañados por el agua y lodo que ingresaron a las casas. Familias enteras ‘armadas’ con escobas y cepillo, se dieron a la titánica tarea de asear sus hogares.

En las labores de limpieza, también participaron integrantes del pelotón antidesastres del Batallón de Ingenieros N. 8 Francisco Javier Cisneros, que cuenta con más de 20 hombres entrenados y capacitados para atender cualquier tipo de emergencia natural que se pueda presentar en la región, llegó al lugar con dos volquetas, una camabaja con retroescavadora, una planta purificadora de agua, una motobomba y una planta eléctrica, para fortalecer el dispositivo de emergencias.

También miembros de la Defensa Civil, bomberos La Virginia y otros organismos, colaboraron con las labores de disposición final de todos los enseres destruidos por el río Risaralda. El colapso de uno de los jarillones que bordea este afluente, sería la principal causa de las inundaciones.

Debido a que muchos de los damnificados lo perdieron todo, incluso las camas y colchones, en el municipio se adecuaron albergues en los colegios de la localidad, para al menos brindarles un lugar seco donde pasar la noche con sus hijos.

 

Ayudas

Una vez se conoció la magnitud de la tragedia en La Virginia, despertó la solidaridad de los risaraldenses, quienes desde diferentes esferas comenzaron con campañas de recolección de ayudas humanitarias para llevarle a los damnificados del Puerto Dulce.

Los entes territoriales como la Gobernación y las alcaldías de diferentes municipios, adecuaron puntos de acopio para recibir elementos como cobijas, frazadas, alimentos no perecederos, leche para los bebés, comida para animales de compañía, ropa nueva o en buen estado, utensilios de cocina, entre otros, para al menos mitigar un poco la calamidad que viven miles de virginianos.

En entrevista con El Diario, el gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo, aseguró desde uno de los albergues adecuados en La Virginia, que este viernes y sábado se realizará una gran jornada de ayuda por el Puerto Dulce, similar a la que se efectúo al comienzo de la pandemia (Risaralda sin hambre), para canalizar ayudas que sean llevadas a La Virginia lo antes posible.

 

Reacciones Damnificados

Luis Alberto Cardona, residente del barrio Tangarife, uno de los más afectado por las inundaciones, le comentó a El Diario que “no tuvimos tiempo de salvar nada, fue prácticamente una avalancha lo que se nos metió en la casa. Lo perdí todo y espero que las autoridades nos ayuden con esta difícil situación.

Nancy Vargas, habitante del barrio Expansión Norte, señaló que “solo quede con la ropa que llevaba puesta, no pudimos salvar nada porque una vez empezó a entrarse el agua a las casas, ya no teníamos nada para hacer. Fue una creciente súbita que nunca me había tocado ver en esta zona de La Virginia”.

José Marín, quien vive con su familia en el barrio Alfonso López, manifestó que “logre rescatar a Estrella mi yegua, una vaquita y unos marranitos, gracias también a la colaboración de algunos vecinos. Hoy más que nunca necesitamos la colaboración de todos los risaraldenses, porque no contamos con los medios para subsistir”.

 

Destacado

La Gobernación de Risaralda está revisando la posibilidad de decretar emergencia educativa y solicitar ante el Ministerio la modificación del calendario escolar.

 

Destacado II

La Cárder liderará el equipo técnico para reestructurar el jarillón que colapsó y fue la principal causa de la tragedia que hoy afronta La Virginia.

 

Pie de foto 1: Aunque ayer el nivel del agua en los barrios afectados bajo considerablemente, en sectores como Alfonso López, aún el agua le llegaba a las rodillas a los damnificados.

 

Pie de foto 2: Las familias afectadas intentaban sacar todos los enseres que se dañaron durante la tragedia del martes.

 

Pie de foto 3: Niños y niñas veían con desconsuelo como el agua y el lodo acabaron con todas sus pertenencias, no se salvó ni un solo objeto de sus viviendas.

 

Pie de foto 4: Organismos de socorro e integrantes del ejército, ayudaron a botar todos los elementos que quedaron destruidos por el agua y el lodo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -