14.6 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

Un despropósito

Por supuesto que el deporte en cualquiera de sus disciplinas y manifestaciones merece el apoyo de todos y el acompañamiento de las autoridades. No solo el deporte profesional y competitivo, sino aquel recreativo o el que se practica como una manera de preservar la salud o de prevenir alguna enfermedad, deben ser todos bienvenidos.

Sin embargo, como cualquier actividad la práctica del deporte no puede hacerse en cualquier parte, cualquier día y a cualquier hora. Qué tal un partido de fútbol o de basquetbol en la  avenida 30 de Agosto o en la Plaza de Bolívar, o una competencia de  natación en El Lago, o una carrera de bicicletas por el carril exclusivo del Megabús.

A quién se ocurre autorizar cerrar la vía más transitada de Pereira, de siete de la mañana a cinco de la tarde, para permitir una carrera de bicicletas que solo beneficia a “La Finca de Rigo”.

Para todo existe escenarios deportivos adecuados o lugares que no obstaculizan el normal desarrollo de las distintas actividades de la Ciudad y no se vuelven un problema para la vida ciudadana o para su movilidad o para la seguridad de los ciudadanos, o simplemente que por el día, por la hora y por convertirse en una rutina ya conocida y aceptada por los pereiranos, como las vías activas o las ciclorutas, la inmensa mayoría se pone en modo deporte.

Pero cerrar, por ejemplo, un corredor vial importante un día de semana para recibir la Vuelta a Colombia, o realizar una maratón atlética por las calles más céntricas de la Ciudad un martes o un miércoles y en un horario de trabajo, o programar una competencia de carros de balineras por la Avenida Circunvalar o por la calle 14 un día laboral, o, como ocurrió el sábado pasado, clausurar completamente y por todo el día el ingreso a la Ciudad por la doble calzada Cartago – Pereira, para realizar una competencia ciclística preparada por el propietario de un establecimiento comercial que abría sus puertas, no solo es un absurdo total, sino un irrespeto con las miles de personas que  circula por esa vía.

A quién se ocurre autorizar cerrar la vía más importante y más transitada no solo de Pereira sino del occidente del país, todo un día, de siete de la mañana a cinco de la tarde, para permitir una carrera privada de bicicletas que solo beneficia al dueño de “La Finca de Rigo”. No fue suficiente que los usuarios de esta vía tuvieran que soportar durante seis meses el insoportable tráficos de tractomulas y toda clase de vehículos pesados, mientras se restablecía el puente El Alambrado, sino que ahora no se les permite usar la vía y simplemente se les notifica mediante un video que si tiene la necesidad de circular entre Cartago y Pereira debe ir hasta Alcalá.

Dónde estaba el Gobierno de la Ciudad que permitió semejante atropello con los pereiranos y en especial con los habitantes del Corregimiento de Cerritos y del municipio de La Virginia, o es que de verdad fue consultado previamente y estuvo de acuerdo con este despropósito. Sería bueno una explicación.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -