Por una terminal sat?lite

A pesar de los evidentes esfuerzos que hicieron las directivas de la Terminal de Transporte de Pereira y de todos los planes de contingencia que con el tiempo debido se implementaron para responder a la avalancha de viajeros que durante los d?as de Semana Santa salen y entran de la ciudad, volvi? a quedar demostrado que esa central de transportes se hace cada vez más insuficiente para atender el crecido aumento de pasajeros en ?pocas como esta, como la de diciembre y los puentes largos que hay a lo largo del año.

Seg?n los datos conocidos, por la Terminal de Transportes se movilizaron en los d?as santos un poco más de 260.000 pasajeros en cerca de 25.000 veh?culos, unos n?meros significativamente muy superiores a los que hab?a en los primeros años de su operaci?n, mientras que la edificaci?n sigue siendo la misma y lo que se ha hecho nuevo es prácticamente cero.

Si bien las empresas de transporte han mejorado sus condiciones locativas y el servicio a los usuarios, y la entidad como tal ha ajustado la operaci?n interna para evitar la congesti?n de los buses y los trancones; la capacidad de la terminal para recibir y despachar veh?culos y pasajeros sigue siendo la misma de siempre.

Hay d?as y horas, por ejemplo, en que la cantidad de usuarios es tal que prácticamente no queda por d?nde andar en las salas de espera y abordaje, y que los distintos itinerarios de las empresas transportadoras son insuficientes para atender la alta demanda de viajeros. Todo esto con el agravante que los espacios para la circulaci?n y estad?a de los viajeros no son los que necesita una terminal terrestre para una ciudad con un movimiento como el que tiene Pereira, ni la cantidad de puertos de salida de los buses es tampoco el que requiere la demanda de nuestra ciudad.

Lo lamentable es que ni la edificaci?n ni las ?reas de circulaci?n de los buses y mucho menos las de ingreso y salida de la terminal, ni el lote mismo permiten una ampliaci?n, porque la entidad no conserv? los terrenos que inicialmente se adquirieron precisamente para el momento en que la operaci?n creciera y fuera necesario una expansi?n de la construcción; y hoy no tiene para d?nde crecer en ning?n aspecto.

Lo ?nico que queda entonces, ante todas las limitaciones de la actual edificaci?n, es pensar en la construcción de una terminal sat?lite en las afueras de la ciudad que atienda parte de la demanda de pasajeros que se genera y algunas de las rutas e itinerarios que tienen las empresas de transporte terrestre. Esto aliviar?a, sin duda, la carga que tiene hoy la actual terminal de buses y permitir?a ofrecerles a los viajeros mayores comodidades y un mejor servicio, especialmente en ?pocas como la Semana Santa.

Compartir