24.4 C
Pereira
sábado, julio 2, 2022

No se puede bajar la guardia

Es tendencia

Un buen mensaje

Un problema conocido

- Advertisement -

Tal vez uno de los temas más sensibles a los ciudadanos es la seguridad. Que la gente pueda salir a la calle, sin correr el riesgo de ser atracada; que los niños puedan ir al colegio, sin el peligro de ser robados; que las familias puedan salir a disfrutar de un rato de descanso, sin que les desocupen sus casas; que las señoras puedan colgarse una cartera o ponerse un reloj, sin que eso signifique ser blanco de los ladrones.

Y Pereira y en general el departamento han sido lugares relativamente seguros y tranquilos. En la ciudad se ha podido caminar por todas partes, visitar los principales parques y plazas, acudir a los lugares de recreación y las familias salir a pasear, sin correr el riesgo de ser robados o atracados. Igual se puede decir de recorrer las principales calles, detenerse en los semáforos y parquear en cualquier lugar.

Por eso, preocupan los últimos datos que han entregado las autoridades sobre el tema de seguridad. Según las estadísticas oficiales, entre el primero de enero y el 31 de mayo pasado se presentaron en el departamento 1366 casos de hurto, lo que confirma que la seguridad en las calles de Pereira y de los principales municipios del departamento se ha venido deteriorando peligrosamente.

Lo más grave es que este dato, aunque cierto, está muy lejos de la realidad de lo que pasa en este tema en nuestra ciudad, porque la mayoría de las personas que son víctimas de los ladrones no acude a las autoridades a instaurar la denuncia, bien porque piensa que de allí no pasa, o porque cuando la Policía ha reaccionado rápidamente y capturado a los delincuentes, al día siguiente están en la calle cometiendo las mismas fechorías, con todo el riego que eso significa para el denunciante.

Las páginas de los periódicos están llenas de casos de delincuentes que han sido capturados en flagrancia no solamente una ni vez, sino decenas de veces y, sin embargo, siguen robando y atracando en los mismos sectores donde han sido capturados, y a la luz y los ojos de las mismas autoridades que los detuvieron.

Por supuesto, esto no puede bajar la guardia de la Policía ni de los organismos que velan por la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos. Por el contrario, estas autoridades deben de redoblar los esfuerzos y reforzar las estrategias para garantizar la tranquila movilización de los ciudadanos y seguridad en todos los lugares de nuestras ciudades.

Pereira y el departamento no pueden dejar deteriorar más su seguridad, más cuando están haciendo un esfuerzo tan grande para mostrarse al país y al mundo como un destino turístico, tranquilo, seguro, amable y, por supuesto, lleno de atractivos y sitios lindos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -