19.9 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

¡No más desorden!

Bien hizo entonces, el alcalde Jiménez en cortar por lo sano, como dice el dicho popular, un problema al que todos los gobiernos de Dosquebradas y también de Pereira le han huido.
Al fin alguien se amarró los pantalones con el grave problema en que se han vuelto los llamados piques. El Alcalde de Dosquebradas dictó la semana pasada un decreto que restringe la circulación de motos en todo el territorio del municipio desde las 10 de la noche hasta las cinco de la mañana.
Quienes deban necesariamente que utilizar este vehículo, dice la norma, en razón de su oficio, o porque estudian en las horas de la noche y salen después de la hora en que empieza la prohibición, o porque laboran en jornada nocturna, lo podrán hacer previo el trámite ante las autoridades de tránsito del permiso respectivo.
La medida que ya está en vigor, estará en período de socialización hasta el próximo 15 de julio, fecha en la cual entrará en vigencia con todo su rigor. Quién desestime la norma y sea encontrado circulando sin la debida autorización, se someterá a una sanción de un salario mínimo legal y la inmovilización de la moto durante 20 días.
No se necesita indagar mucho para saber las razones que tuvo el alcalde Roberto Jiménez para tomar esta medida. Los piques se han vuelto un problema mayúsculo para las ciudades y su atención una papa caliente a la que las administraciones y la propia policía no solamente le dan la espalda, sino que le huyen.
La cantidad de motociclistas que participan de los piques, la agresividad de los participantes, el ruido que generan, la presencia de menores de edad, el consumo abierto de alucinógenos y bebidas alcohólicas, el bloque de las vías para quienes viven en el sector, las millonarias apuestas que se mueven detrás de esta actividad y hasta las agresiones a la Policía, han desbordado todos los controles posibles de las autoridades.
Ya no es solo un sitio el escogido por la jauría de motos para implantar el desorden y para sembrar el caos en las calles y el terror en las viviendas aledañas. Cada vez son más los lugares y más frecuentes las citas de motociclistas; y cada vez también, lo hacen con mayor agresividad y en horarios que son para el descanso y la tranquilidad de los hogares.
Esto sin contar la cantidad de motos que participan en estas asonadas sin tener soat, o con la revisión tecnicomecánica vencida, o con decenas de partes sin pagar y hasta con placas falsas. Y como si fuese poco los conductores que ni siquiera tienen licencia. En el operativo del fin de semana, no fueron pocos los vehículos que fueron inmovilizados porque violaban las normas de tránsito.
Razones hay, pues, de sobra para haber tomado la decisión de restringir la circulación de motos en las horas de la noche; por eso, son oportunistas las voces de los dirigentes políticos que han salido a condenar la iniciativa y a aparecer como defensores de una causa que es indefensable. Bien hizo entonces, el alcalde Jiménez en cortar por lo sano, como dice el dicho popular, un problema al que todos los gobiernos de Dosquebradas y también de Pereira le han huido. Ojala, la Fuerza Pública lo respalde en esta tarea.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -