19.1 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

No funcionó

Queda en evidencia que sus dueños no tienen SOAT, por su costo; sino porque, igual que no respetan las normas de tránsito, tampoco cumplen con las obligaciones que impone la ley.

Al principio del presente año, el Gobierno Nacional dictó una medida mediante la cual se concede un descuento del 50% sobre el valor del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), entre otros, a las motos de baja cilindrada que son la mayoría de estos vehículos que circulan por el territorio nacional.

La norma tenía como propósito reducir el número de motos que circulan sin el cumplimiento de esta obligación legal. Según el Gobierno, la principal razón por la que es tan alto el porcentaje que no tienen el SOAT, es por su alto costo, por lo que si este valor se reducía de manera significativa, se lograría elevar el número de estos vehículos que cumplan con el seguro obligatorio.

Sin embargo, esta teoría parece no haber resultado como se pensaba. Si se revisan los datos del SOAT, fácilmente se puede apreciar que transcurridos seis meses de estar en vigencia la medida, la cantidad de motos que hoy circulan por el país sin SOAT es mayor que la que había en la misma fecha del año anterior, cuando el descuento no existía.

Esto significa que, si bien al principio el descuento estímulo un poco la expedición del SOAT, con los días no solamente la norma perdió el impulso, sino que hoy son más las motos que circulan por las calles y carreteras del país, sin cumplir con la obligación de tener vigente el seguro obligatorio.

Más de la mitad de los vehículos que transitan por el país, son motocicletas y algo aterrador, de cada diez accidentes que ocurren en el territorio nacional, en siete está involucrada una motocicleta. Esto quiere decir que en justicia quienes deben pagar un valor más alto, son las motocicletas.

Si son los vehículos que más se accidentan, si sus viajeros con los que más tienen que visitar las clínicas y hospitales, y utilizar los servicios médicos y hospitalarios, producto de los siniestros viales, lo justo y lógico es que el seguro obligatorio para estos aparatos valga más que el que se le expide a un vehículo tradicional.

Este es el fundamento con que operan todas las compañías de seguros y la base que ellas tienen en cuenta para tarifar y cobrar cualquier tipo de seguro y con mayor razón este que, de acuerdo con las estadísticas, tiene una mayor posibilidad de afectación. A mayor riesgo y peor comportamiento, un costo más alto.

Es hora, entonces, de que el Gobierno Nacional revise la medida tomada al principio del año y por lo menos elimine la concesión especial otorgada a las motos. Queda en evidencia que sus dueños no tienen al día el seguro obligatorio, por su costo; sino porque, igual que no respetan las normas de tránsito, tampoco cumplen con las obligaciones que impone la ley a todos los conductores del país.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -