23.4 C
Pereira
miércoles, junio 29, 2022

Ejemplo para muchos

Es tendencia

- Advertisement -

El viernes anterior el partido Alianza Verde realizó en la ciudad el anunciado foro para la escogencia del candidato único para la Alcaldía de Pereira. El resultado recayó en el joven abogado, exdirector ejecutivo de la Sociedad de Mejoras Públicas de Pereira, Alejandro García.

Independientemente de quién fue el elegido y de sus condiciones profesionales y personales, nos parece importante resaltar, de un lado el procedimiento aprobado por ese partido para escoger su candidato y del otro, la actitud de todos los candidatos y el comportamiento de la concejala y aspirante a ser la candidata única, Carolina Giraldo.

La Alianza Verde había decido escoger su candidato en un foro democrática al cual solo podían asistir 200 personas, escogidas 50 por cada precandidato. Estos delegados, luego de escuchar a cada uno de los nominados, votarían, mediante un tarjetón, por la persona que en su criterio debería ser quien representara al partido en el debate electoral de octubre.

De los 200 posibles, asistieron 142 quienes escucharon los planteamientos y propuestas de los cuatro aspirantes y luego de manera libre y espontánea marcaron el tarjetón y lo depositaron en la urna previamente habilitada por el partido y supervisada por los delegados de la Registraduría Nacional.

Sin duda fue un ejercicio digno de destacar. Que la selección del candidato oficial se haya hecho mediante un foro democrático al cual además, los asistentes lo hicieron de manera libre, sin promesas, sin prebendas y sin ningún compromiso previo, como lo demuestran los sugeridos por la concejal Giraldo, y no a dedo como viene ocurriendo en el departamento en casi todos los partidos, o mediante encuestas que la mayoría de las veces resultan manipuladas o amañadas; es, sin duda un ejemplo de democracia y de ese estilo de hacer la política que tanto necesita el país.

Por otra parte, es de destacar la actitud de la concejala Carolina Giraldo, quien pudiendo llevar 50 familiares o amigos “amarrados” y comprometidos a votar por ella, prefirió invitar a ciudadanos independientes, desconocidos, del común con el único requisito de que hubieran votado la consulta anticorrupción y estuvieran dispuestos a hacerlo por un candidato de la Alianza Verde, sin importar que fuera ella.

Es difícil que alguien haga esto cuando está en juego su posibilidad de ser escogida como candidata oficial de su partido a la alcaldía. Pero para ella fue más importante el ejercicio libre de la política, la participación sin ataduras y la decisión a conciencia, que llevar unas personas con la condición de votar por ella.

Nos parece, pues, el de la Alianza Verde y el de la concejala Carolina Giraldo un ejercicio digno de ponderar. Mucho le sirve de ejemplo al Partido Conservador que echó al canasto de la basura las reglas anunciadas por el Directorio Departamental, para aplicar el bolígrafo, y al Centro Democrático, que igual prefirió la soberbia de sus jefes a hacer honor a su nombre.

Artículo anteriorEstreno
Artículo siguienteCelebraron en O’Brasileiro

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -