16.5 C
Pereira
jueves, octubre 6, 2022

Beneficio insuficiente

El Congreso de la República aprobó en cuarto debate un proyecto de ley que tiene como propósito ofrecer algunos beneficios a los conductores juiciosos cuando vayan a tramitar la expedición del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT). Y adicionalmente amplia el plazo por dos años más para la renovación de las licencias de conducción que no tienen vencimiento y que inicialmente se había establecido la obligación de renovarlas en el mes de enero del año entrante.

Nada hay más inequitativo entre todas las tarifas que tiene establecido el Ministerio de Transporte para el trámite de uno u otro documento oficial, que el costo del SOAT. Lo que paga una motocicleta que, no teóricamente sino en la practica, tiene muchas veces más riesgo de tener un accidente vial, nunca es comparable con lo que le cuesta tenerlo a un automóvil particular que tiene mucho menos peligro de causar un accidente.

De hecho las estadísticas que llevan entidades como la Agencia Nacional de Seguridad Vial, muestran que de cada diez accidentes de tránsito que ocurren en la Ciudad, en siete el causante es una moto o hay uno de estos aparatos involucrado, y en nueve los afectados, cuando los hay, son los que viajaban abordo de la moto.

Esto, además de que alrededor del SOAT y de los accidentes con cargo a este seguro, se ha montado un macabro negocio económico. Los motociclistas saben que al más mínimo incidente los recoge una ambulancia, los lleva a la clínica más cercana, le hacen toda clase de exámenes y luego le dan una generosa incapacidad, y las empresas de ambulancias tiene claro que su servicio, así sea innecesario, se lo pagan muy bien e inmediatamente.

Por eso, lo que debía contemplar el proyecto de ley es un trato más equitativo para los vehículos tradicionales que son los que menos afectan las pólizas obligatorias de accidentes y por tanto los que menos hacen costoso el seguro para las compañías de seguros, y un sobre costo para las motos que son las que más afectan los seguros.

No es justo que el mayor esfuerzo económico para cubrir los costos de los accidentes de tránsito que ocurren a diario en el país, lo hagan precisamente los que, de un lado menos siniestros generan y del otro, los que en la práctica menos recurren a este seguro cuando ocurre un accidente vial.   

De todas maneras, si lo que se quería era beneficar a las motocicletas que no tiene siniestros, el 10% que contempla el proyecto aprobado, es un porcentaje muy pobre frente a lo que puede significar en costos los accidentes dejados de ocasionadoa por quienes, como lo muestran las estadisticas, tienen accidentes de tránsito por docenas.   

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -