A pocos días de comenzar la Copa Ciudad Pereira


Por Hugo Ocampo Villegas

La Copa Ciudad Pereira nació en la inquieta mente del dirigente Augusto Ramírez González, quien fue jugador del Deportivo Pereira al comienzo de la década de 1960, actuando en el torneo de reservas. Y fue el Torneo Olaya de Bogotá la semilla que el dirigente sembró en el estadio Mora Mora, ícono del fútbol aficionado y profesional de la ciudad, escenario donde el Deportivo Pereira escribió su historia más querida.

Viendo alguna vez un partido de este certamen se dijo: “en Pereira también podemos hacer un torneo para los pereiranos, tan amantes del fútbol y que muchas veces se quedaban sin su espectáculo preferido por la temprana eliminación del Deportivo Pereira en los campeonatos de la Dimayor.

Director y jugador

Así la Copa Ciudad Pereira nació en diciembre de 1983 con la participación de cinco equipos. Lo curioso es que Augusto para su primera versión fue el director de la Copa, pero también jugador con Heladería Tropical, a la postre el campeón. En ese equipo actuaron jugadores profesionales y otros en retiro como el portero Roberto Vasco, Carlos Arturo Toro, Gustavo Santa, Jairo Aguirre. De este grupo serían luego técnicos campeones, Roberto Vasco (86), Luis E. Atehortúa (dos veces, 87 y 88), Carlos Toro (dos veces (89 y 90), y Jairo Aguirre (93).

Las primeras Copas

La Copa inició con 5 equipos, luego creció a 8, 12 y 16 y su número actual es de 24 equipos participantes. Los primeros años la atracción la constituyeron los jugadores profesionales activos como Alexis García, ‘Panelo’ Valencia, ´Paco’ Castro, ‘Chicho’ Pérez, ‘La Pinta’ García, Carlos Castro, John Jairo Tréllez y la lista es bastante amplia.

Una gran vitrina

Luego, el certamen se convirtió en una de las mejores vitrinas en el fútbol colombiano para los jugadores aficionados que buscaban un lugar en el campo profesional. Entonces desfilaron futbolistas de la Primera C, de la Segunda División y más recientemente de la Primera B.

Con equipos de…

Entre sus participantes ha tenido equipos extranjeros de colonias colombianas en Estados Unidos e Inglaterra. De Colombia, en alguna oportunidad jugó un equipo de Puerto Asís, Putumayo. Y se han contado otros de Antioquia, Valle, Caldas, Quindío, Norte de Santander.

Los que hoy brillan

Otro caso emblemático es el del jugador Leonardo Castro, quien en su condición de goleador y mejor jugador del torneo en el año 2014 abrió las puertas del profesionalismo. Antes estuvo buscando su oportunidad pero no la tuvo y con Audifarma campeón en dicho torneo y por sus logros individuales se catapultó al Deportivo Pereira que luego lo transfirió al Medellín. También con la selección Risaralda actuó Juan Camilo Hernández, hoy en el balompié español.

Otras figuras que pasaron por la Copa antes de ser protagonistas profesionales en el fútbol colombiano e internacional fueron José Fernando Santa y Mauricio Serna. Y actuando con la selección Colombia Sub 17, el hoy inamovible golero titular de combinado de mayores, David Ospina, se llevó el trofeo del portero menos vencido.

Participó la Selección Colombia

Y un capítulo aparte y destacado fue la presencia entre los participantes de las selecciones Colombia preolímpica Sub 20 y Sub 17. La Copa fue para estos combinados nacionales un torneo de preparación con rumbo a sus compromisos internacionales.

Jugadores de varias nacionalidades

De jugadores, por el Mora Mora han desfilado africanos, japoneses, venezolanos, ecuatorianos, argentinos, paraguayos, uruguayos, brasileros, chilenos y bolivianos. Y sin lugar a dudas su mayor ícono ha sido Malher Tressor Moreno, quien jugó la Copa con el Deportes Tuluá y de la gramilla del Mora Mora salió directamente y sin escalas rumbo a Lima para incorporarse al Alianza Lima del Perú, llevado por el entrenador Edgar Ospina quien año tras año viene a Pereira para mirar jugadores. Tressor fue luego jugador de selección Colombia y militó en el fútbol europeo.

En estas tres décadas la Copa Ciudad Pereira ha sido reconocida, en un comienzo como el ‘octogonal de los pereiranos’ y luego como el ‘campeonato que se metió en el corazón de los pereiranos’.