22.4 C
Pereira
sábado, septiembre 24, 2022

Un videojuego hecho por niñas

La palabra BootCamp, al común de las personas no les trae ningún significado, ni significante a la cabeza, es otro más de los anglicismos que llegaron a la cotidianidad de los latinos por la globalización y las redes sociales.

Un BootCamp es una metodología intensiva de estudio enfocada a adquirir conocimientos prácticos y específicos relacionados con el desarrollo de software. No existen requisitos mínimos para apuntarse, ya que en poco tiempo se adquieren todos los conocimientos necesarios.

De otro lado también está el tema cultural, ya que por tradición la programación, la robótica y los videojuegos se consideran terreno de chicos. Si los padres de familia conocieran las ventajas que trae que sus hijas desde muy pequeñas sepan de programación y lenguaje de computadoras; los avances personales o que como sociedad se pueden alcanzar, mañana mismo todos estarían inscribiendo a sus niñas en temas relacionados.

Durante el desarrollo de la semana de la Ciencia, la tecnología y la innovación en el colegio María Auxiliadora de Dosquebradas, todos los estudiantes de los dos sextos de la institución conformaron grupos de trabajo dese parejas, tríos y máximo cuatro miembros, los cuales debían cocrear soluciones de retos a partir de juegos virtuales.

El ejercicio que dejó como ganadoras a un cuarteto de jovencitas, todas con 12 años en promedio, entre 30 estudiantes, se desarrolló durante cinco días. Los participantes se enfrentaron a un ejercicio real, que según Jhon Edison Muñoz, experto en inteligencia artificial y director del BootCamp explicó: “En estos escenarios lo que siempre buscamos es tener de una u otra forma un espacio realista para una persona que quiera tener su carrera en el mundo de los videojuegos”.

Cuando el consumidor final puede ver datos e información de Dosquebradas, en los que son guiados por una tierna ardilla, con facilidad empezarán a imaginar cómo será el futuro del turismo, por citar un ejemplo. Las compañeras ganadoras son: Sara Villada, Saira García, Sara Ruíz y Valeria Grajales, su videojuego tiene por nombre ‘Dosqueaventuradas’.

Para esta actividad se destinaron ocho millones de pesos desde la secretaría de Desarrollo Económico y Competitividad, a lo que el funcionario encargado Luis Puerta dijo: “es sumamente importante invertir en la formación de nuevas tecnologías, llegando así a tener estudiantes que generen una visión futurista e innovadora, por esto el municipio dispuso recursos económicos para llevar a cabo este BootCamp”.

Sara Villada es una persona que como ella misma se define le gusta explorar. Ella, junto a más de 20 niñas de su colegio María Auxiliadora, participaron y su grupo fue el ganandor. Ella es la líder de la ‘manada’ y también hace parte del proceso que adelanta la Tecnoacademia del SENA Risaralda, para que los niños escolarizados se apropien de la ciencia y la tecnología en las ramas de biotecnología, nanotecnología, ciencias básicas, robótica, TIC, electrónica e ingeniería.

En la clausura del entrenamiento de videojuegos de la Semana de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación que cada año se realiza en el municipio industrial, Sara, que es una niña inquieta y audaz, para todo (escribir por whatsapp, hablar por teléfono y describir lo que ella y sus tres amigas lograron) ganó el respeto de instructores, padres de familias y visitantes.

Sara tiene habilidades comunicativas innatas, eso queda claro cuando socializa su videojuego relacionado con la oferta turística que tiene este municipio de Risaralda. “Soy una persona que exploro, tengo muchos talentos; practico danzas desde hace seis años, juego baloncesto y ahora estoy tocando la guitarra. Todo esto lo he podido lograr gracias a mi mamá que me ha inspirado y conducido a estos procesos porque me va a servir para el futuro”, expresó Villada.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -