15.6 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

Olga tiene un gran corazón

Hay un dicho que reza que quien no vive para servir, no sirve para vivir. Y justamente eso es lo que ha verificado Olga Rozo Rojas, una mujer pereirana por adopción que luego de pasar por un difícil momento, decidió dedicarse de lleno a lo que más satisfacción le causa, ayudar a la comunidad

Su historia

Esta valerosa líder comunitaria nació en El Espinal, Tolima y luego de terminar sus estudios profesionales se radicó en Pereira donde nacieron sus hijos y mientras se dedicaba a su familia, alternaba sus labores de docente con obras sociales. «Desde muy chica quise siempre servir a los demás, estar reunida con personas que podamos crear e inventar situaciones que permitan ayudar a los demás. Mis padres siempre me decían ‘hay que ayudar, pero no espere nada a cambio porque el que paga siempre será Dios’”, comentó.

En 2008 Olga fue diagnosticada de cáncer terminal y con pocas esperanzas de vida. “Me mandaron a la casa aparentemente a morirme, pero Dios tenía otros planes; me dieron un año de vida, conocí de Dios y él me prometió que me iba a dar mucha vida para dedicarme a lo social, a lo que me gusta”, aseguró.

Comunidad

Cumpliendo con su misión de entregar su tiempo y esfuerzos a la comunidad, Olga se vinculó a diferentes grupos para ayudar a los más necesitados, desde los cuales ha tenido la oportunidad de impactar a miles de ciudadanos. “Me uní a grupos comunitarios de la Policía, promotores sociales, de convivencia y seguridad”, puntualizó

Proyectos

Con Un Pulmón para la comuna El Oso, Olga lideró madres cabeza de hogar y adultas mayores que sentían que las habían dejado solas y no servían para nada, y a través de diferentes estrategias de baile y teatro les devolvió la esperanza de vivir y ser útiles. “La felicidad de los demás es nuestra felicidad, porque servir es nuestro trabajo”, menciona con ilusión.

Jóvenes

Con población dedicada a la delincuencia y que fueron abusados, Olga los motivó a la resocialización, por medio de ‘Súmate a la Transformación’, estrategia con la cual consiguió patrocinios para capacitar a estos jóvenes en confección para que estos tengan una microempresa. “Nunca me he sentido de la labor social porque no espero nada a cambio, me interesa el rostro de una madre ayudada a que cree un emprendimiento”. dijo.

Asistencialismo

Uno de los objetivos de Olga es evitar el asistencialismo y que las personas no deban depender de alguien, “el año pasado por la pandemia repartimos muchas ayudas, pero enseñamos a hacer cosas para conseguir lo nuestro”, mencionó. Es por ello que toca puertas a empresas y fundaciones para capacitar a la población en “cursos de hacer bolsos, ropa interior y decoración”, para que puedan tener su sustento.

CIFRA

  • 20 mil familias impactadas durante la pandemia.

FRASE

  • “Lo más hermoso de colaborar es ver cuando en el rostro hay una sonrisa y lágrimas en los ojos porque hay un agradecimiento sincer

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -