19.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Yo no pude dormir, porque yo me soñaba con el incendio: Cecilia Cardona

En la sede de la cruz roja de Pereira se están recibiendo ayudas para las familias damnificadas en el incendio del barrio Futuro Bajo. Las autoridades han anunciado que son 160 familias que perdieron todo, aproximadamente 900 personas, vieron como el fuego consumió sus esfuerzos.

Por tal razón los organismos municipales, departamentales y la misma comunidad, han empezado un proceso de atención prioritaria e integral para ayudar a todas las familias. Las unidades de gestión del riesgo ya han empezado un trabajo articulado desde la mesa de mando unificado en la atención de las necesidades. También desde la Cruz Roja han habilitado espacios de recolección de ayudas para que todas las personas que tengan la posibilidad de ayudar, lo puedan hacer.

Nicolás Hoyos Patiño, coordinador de Gestión de Riesgo de la Cruz roja seccional Risaralda. Indica que entre hoy sábado 2 y domingo 3 de marzo se estarán recibiendo las ayudas en la sede que queda ubicada detrás del centro comercial Pereira Plaza, en la carrera 15 #15:51. Los horarios de atención son desde las las 8 de la mñana hasta las 6 de la tarde en jornada continua.

Patiño puntualiza en el tipo de alimentos que están recibiendo, debido a que son los más apropiados para brindarle a las personas damnificadas. «Alimentos no perecedores, granos, frilojes, lentejas, arroz, alimentos enlatados, botellas de agua» Es importante que los alimentos no tengan un menor vencimiento de seis meses, es decir que su fecha de vencimiento sea superior a seis meses. Ejemplo, si se entrega hoy sábado 2 de marzo una lata de atún, esta debe tener una fecha de vencimiento mínimo del 2 de septiembre o superior a esa fecha. Además, están recibiendo «Kit de aseo, alimento para mascotas y niños. Se acepta ropa nueva, utensilios para cocinas, frazadas o cobijas nuevas». No están aceptando ropa usada.

El gobernador, Juan Diego Patiño visitó el lugar de la tragedia y ha puesto a disposición del municipio todas las ayudas que necesiten, respaldando las decisiones que ha tomado el alcalde Mauricio Salazar. Por esa razón ya está trabajando en sitio la Unidad de Gestión del riesgo departamental, atendiendo las necesidades básicas de la gente que lo necesita. Además, hace un llamado al Gobierno Nacional para trabaje de manera articulada con la alcaldía y la gobernación, para brindarle ayudas y en especial, reubicación a las más de 800 personas que se quearon sin hogar.

La presencia de Patiño en el lugar también fue para garantizar un trabajo articulado con las entidades locales y así poder entregar kits de ayuda a las 160 familias.

Cecilia Cardona, una de las personas damnificadas por el incendio, pide que porfavor se acuerden del barrio y no los olviden después de la calamidad que las despertó en la madrugada del viernes. «Necesitamos es vivienda. Lo primordial es la casa, tenemos niños, abuelos, embarazadas, personas de la tercera edad con oxígeno. No tenemos luz, agua, gas.» Los que perdieron todo están en la calle.

Cardona, habitaba en su casa con su esposo y con su hijo. Ella estaba desempleada y había sufrido un accidente en diciembre del 2023 y se le quemó todo. «No alcanzamos a sacar nada, se quemó la nevera, la lavadora, los televisores. Salimos con las manos vacías. Lo que tengo puesto es lo que me han regalado».

Si bien agradece a una amiga que le prestó un lugar en su casa para pasar la noche, no pudo dormir bien porque apenas cerraba los ojos, aparecían imágenes de las llamas devorándose su barrio. «Anoche no pegamos el ojo, no pude dormir porque me soñaba con el incendio». Por eso reconoce que necesita ayuda psicológica porque lleva todo el día tomando aromáticas.

La directora de Gestión del riesgo de Risaralda, Diana Carolina Ramírez, hace referencia al liderazgo que está teniendo la institución en la atención de las personas damnificadas. Sin embargo, puntualizó que el hospedaje.

Oscar Ocampo, otro habitante del barrio Futuro Bajo, llevaba 32 años viviendo en el sector y perdió todo, se encuentra revisando entre los escombros algo que les pueda servir para empezar de nuevo. La ropa que lleva puesta se la regalaron y está reacio a los anuncios que le brinda la alcaldía porque se pregunta. «Nos pagan tres meses, dicen que tres meses. Eso hay que hacer un poco de volteo, porque eso no es así de fácil, y ¿a los tres meses pa dónde pega uno? Sin nada que quedamos».

Por el momento la mayoría de vecinos están en carpas en el barrio vecino, esperando que haya medidas que les aseguro donde pasar la noche, y que la comunidad Risaraldense les lleve ayudas.

Es importante decir que todas las ayudas se están entregando de manera física en la sede de la Cruz Roja, y no de manera digital por medio de cuentas bancarias o de billeteras virtuales como Nequi.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -