22.6 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

PMA celebra reducción de la inseguridad alimentaria en Colombia pero alerta de inequidad

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU anunció hoy que los índices de seguridad alimentaria en Colombia experimentaron una mejora significativa, pasando del 30% al 25% en el año 2023. Aunque esta noticia ha sido recibida con optimismo, la institución alerta sobre la persistente inequidad en el acceso a la alimentación en el país, destacando que más de la mitad de la población aún enfrenta dificultades para satisfacer sus necesidades alimenticias de manera adecuada.

La directora adjunta del PMA para Colombia, Rossella Bottone, expresó su preocupación durante la presentación del informe en Bogotá, señalando que existen disparidades notables en el gasto per cápita de los hogares. Mientras algunos pueden gastar en promedio 1 millón de pesos mensuales, otros no pueden permitirse destinar más de 180.000 pesos al mes, lo que refleja una brecha económica significativa.

Bottone subrayó que las familias en situación de inseguridad alimentaria, representando el 25% de los hogares (13 millones de personas), se ven obligadas a limitarse a necesidades básicas y adquirir alimentos de menor calidad, ricos en azúcares y grasas, debido a su menor costo.

En regiones como La Guajira, donde más del 50% de la población vive en inseguridad alimentaria severa, las dietas son bajas en proteínas, y la falta de acceso a frutas y vegetales es evidente. El panorama resalta la necesidad de abordar no solo la seguridad alimentaria en términos cuantitativos sino también cualitativos.

El presidente colombiano, Gustavo Petro, celebró la reducción de 2,5 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria de 2022 a 2023, destacando avances en la lucha contra el hambre. Sin embargo, el informe revela que más de 11 millones de personas aún se encuentran en seguridad alimentaria moderada, evidenciando que la situación es más precaria de lo que podría sugerir la mejora global.

La inflación de los alimentos es una preocupación central para los hogares colombianos, ya que el 44% de las familias entrevistadas señaló que, a pesar de contar con ingresos fijos, no logran adquirir los alimentos necesarios debido al constante aumento de los precios.

El director para Colombia del PMA, Carlo Scaramella, subrayó la necesidad de intervenciones integrales y especializadas por parte del Gobierno para abordar las raíces estructurales de la inseguridad alimentaria, como los efectos del Fenómeno de El Niño y la actual desaceleración económica del país.

En cuanto a la desnutrición crónica, los representantes del PMA alertaron sobre la situación crítica entre las madres gestantes y los niños menores de dos años. El 36% de las gestantes se encuentra en inseguridad alimentaria, alimentándose principalmente de cereales, grasas y azúcares, lo que aumenta el riesgo de desnutrición infantil. Además, el 44% de estos niños no recibe lactancia materna, evidenciando las complejidades que enfrentan las madres que deben trabajar.

Con casi el 70% de los menores de 2 años consumiendo productos ricos en grasa y azúcar, el informe destaca la preocupación futura no solo por la desnutrición crónica, sino también por el aumento de la obesidad en los años venideros. En este contexto, el PMA hace un llamado a acciones gubernamentales estratégicas a corto, mediano y largo plazo para abordar estos desafíos alimentarios y garantizar un futuro más equitativo para la población colombiana.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -