26.4 C
Pereira
viernes, abril 12, 2024

Mancuso ya está en Colombia

El ex comandante paramilitar llegó al país alrededor de las 2:20 de la tarde de este martes 27 de febrero después de haber estado preso en Estados Unidos durante 16 años. En el país tendrá que responder por una investigación que se lleva a cabo en la Fiscalía General de la Nación por el asesinato del exdecano de la Facultad de Educación de la Universidad de Magdalena, Roque Alfonso Morelli Zarate y otras 700 investigaciones que se adelantan en su contra.

El caso del asesinato al exdecano ya llevó a la cárcel a “Jorge 40”, Rodrigo Tovar Pupo, también exjefe paramilitar y que según La Fiscalía, fue el presunto responsable del homicidio. El crimen se cometió el 5 de septiembre de 2002 en Santa Marta, donde el docente fue, al parecer, atacado con armas de fuego por integrantes del Bloque Norte de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), comandado por “Jorge 40”.

Esta condena también vinculó, según La Fiscalía a Salvatore Mancuso y, por lo tanto, el ente investigador espera conocer la versión del excomandante para determinar su responsabilidad en el asesinato del docente Morelli. Sin embargo, también en la actualidad hay una solicitud de libertad para Mancuso respaldada por el Gobierno Nacional con la finalidad de que realice acciones como Gestor de paz.

Salvatore Mancuso: De Exjefe Paramilitar a Informante Clave del Ejército

En el oscuro panorama de la violencia paramilitar en Colombia, emerge la figura de Salvatore Mancuso, un exjefe paramilitar nacido el 17 de agosto de 1964 en Montería, Córdoba. Hijo del italiano Salvatore Mancuso D’Angiolella y la monterinana Gladys Gómez, Mancuso es el segundo de seis hijos.

A pesar de haber iniciado sus estudios en Ingeniería Civil en la Universidad Javeriana de Bogotá y Administración Agropecuaria en la Escuela de Formación Técnica Agrícola, así como haber cursado inglés en la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos, Mancuso no completó ninguna de sus carreras académicas.

En 1992, la vida de Mancuso dio un giro significativo cuando, siendo administrador de varias fincas, incluida la de su esposa en Tierralta (Córdoba), se convirtió en blanco de extorsiones y amenazas por parte del Ejército Popular de Liberación (EPL). En lugar de ser una víctima pasiva, Mancuso decidió tomar medidas y enfrentar la situación de frente.

Armado con información sobre los campamentos y actividades del EPL, Mancuso se convirtió en informante clave para las fuerzas militares, especialmente colaborando estrechamente con el mayor Walter Fratini Lobaccio, según informes del portal Verdad Abierta. Entregó coordenadas y detalles cruciales, desempeñando un papel fundamental en la lucha contra los grupos armados ilegales.

La relación con el mayor Lobaccio no se limitó a la colaboración informativa; este militar sugirió a Mancuso y otros ganaderos de la zona que se armaran como respuesta a las amenazas persistentes. Este giro estratégico marcó el inicio de un capítulo más oscuro en la vida de Mancuso, llevándolo por el camino de la paramilitarización y convirtiéndolo eventualmente en uno de los líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

La historia de Salvatore Mancuso es una amalgama de circunstancias, decisiones y giros inesperados que arrojan luz sobre las complejidades del conflicto armado en Colombia. Su papel como informante inicialmente, seguido por su ascenso en las filas paramilitares, lo sitúan como una figura intrigante en el escenario político y militar del país sudamericano.

¿Prenderá el ventilador?

La llegada de Mancuso a Colombia puede acentuar las declaraciones que ha hecho a la JEP sobre los financiadores del paramilitarismo y los vinculos del Estado y militares con estos grupos ilegales. Incluso, ha dado declaraciones que podrían involucrar al expresidente Uribe con, lo que según dice el excomandante, su participación en una masacre.

La Defensa del exjefe paramilitar, Juan Carlos Villamizar Pinzón, ha declarado que con su llegada al país no es para hablar de Uribe. “lo que dijo sobre el expresidente lo dijo en Justicia y Paz, de hecho no sólo él, sino otros que han participado de Justicia y Paz”.

«En Colombia hay mucha verdad todavía por aportar, y la verdad de Mancuso ante la JEP tiene que ver con la participación de las fuerzas militares en connivencia con los grupos paramilitares y de autodefensa, a él lo admiten como una figura de bisagra», dijo Villamizar Alarcón.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -