Tener una alimentación balanceada y llevar una rutina saludable es más fácil de lo que se cree. La base está en consumir alimentos de mejor calidad nutricional, en menor proporción y más variados.

Aprovechando el mes del autocuidado, especialistas de salud brindan las recomendaciones más importantes para comer sin ningún remordimiento.
Moderación: Es de gran importancia saber manejar las porciones de los alimentos y bebidas que consumimos. La clave de todo es la cantidad de lo que comemos y la calidad.

Sustituir alimentos y bebidas por versiones con menor aporte calórico: En el mercado existen opciones incluso sin aporte de calorías, puede llevar a reducir la ingesta diaria de kilocalorías y jugar un papel significativo en el control del peso, tal como lo sostienen la mayoría de los estudios que investigan el papel de estos edulcorantes no calóricos. Consumir postres elaborados con estos ingredientes, puede ser una opción para quienes deseen seguir disfrutando de lo dulce, pero sin las calorías del azúcar tradicional.

Consuma alimentos ricos en fibra: Los alimentos ricos en fibra pueden convertirse en su mejor aliado. La fibra es un carbohidrato complejo que puede ser soluble o insoluble, la fibra soluble se absorbe en el tracto digestivo, ayuda a disminuir grasas en sangre como el colesterol y a mantener niveles normales de glucosa. Ejemplos de fibra soluble: papaya, chía, nopales, entre otros.

Haga ejercicio regularmente: Así no exista el tiempo suficiente es aprovechar tiempos libres para continuar haciendo ejercicio regular. Esto le ayudará a mantener el metabolismo activo y quemar calorías que haya consumido de más.

Adoptar estas recomendaciones como un estilo de vida, es la clave para disminuir los riesgos de sobrepeso, diabetes y, en general, tener una mejor calidad de vida. La invitación para auto cuidarse es un tema que nos compromete a todos.

Alimentación en menores  de dos años

La primera lactancia del bebé es muy importante para marcar la pauta de su desarrollo, por eso se recomienda a las mamás, alimentar al bebé durante la primera hora de vida y en contacto piel a piel para favorecer el éxito de la misma.

  • Alimentar al bebé con el calostro, la primera leche que baja, salva vidas gracias a su alto contenido de nutrientes y defensas.
  • La lecha materna protege contra neumonía, diarrea, desnutrición y obesidad.
  • La lactancia materna favorece el vinculo afectivo entre el bebé y la madre.
  • La leche materna tiene el agua que el bebé necesita para estar bien hidratado, no es necesario darle al menor otros líquidos para complementar su alimentación.

 

Deja Un Comentario