18.7 C
Pereira
miércoles, abril 17, 2024

El próximo eclipse será una gran oportunidad para la ciencia afirman desde la NASA

El próximo 8 de abril, una región de Norteamérica presenciará un eclipse solar total, un evento cósmico que sumirá brevemente en la oscuridad a más de 30 millones de personas. Este fenómeno, destacaron los directivos de la NASA el martes, no solo inspira admiración, sino que también ofrece una oportunidad única para la ciencia.

«Los eclipses tienen un impacto especial, inspirando un sentido de reverencia por la belleza de nuestro universo», subrayó Bill Nelson, administrador de la NASA, al referirse a esta rara vista que fue presenciada por última vez en Norteamérica en 2018.

Durante el eclipse solar total, que ocurre cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, se proyectará una franja de «oscuridad total» de aproximadamente 185 kilómetros de ancho y durará cerca de una hora. Durante este tiempo, las áreas específicas experimentarán entre 3,5 y 4 minutos de penumbra, durante los cuales se podrá observar la «corona del Sol».

El recorrido, de oeste a este, comenzará en la costa mexicana del Pacífico alrededor de las 11:07 hora local (18:07 GMT), siendo México el país donde se experimentará el período más largo de oscuridad: 4 minutos y 28 segundos cerca de Torreón.

Posteriormente, la ruta continuará a través de Estados Unidos, comenzando en Texas y atravesando otros 12 estados, para luego ingresar a Canadá por el sur de Ontario. La trayectoria de la oscuridad abandonará el continente americano por la península de Terranova y Labrador.

Nelson instó a estar atentos a «comportamientos inusuales», como jirafas corriendo, gallos cantando o pájaros dejando de piar, y al igual que otros funcionarios de la NASA, exhortó a los habitantes a seguir las medidas de seguridad recomendadas, que incluyen el uso de gafas especiales para observar el cielo.

«El poder de los eclipses no solo radica en unirnos aquí en la Tierra, sino también en su significado para la ciencia y el descubrimiento», agregó el administrador de la agencia espacial estadounidense.

Recordó que durante el eclipse de 2018, la NASA envió la sonda espacial Parker, que pronto podrá acercarse a la parte más caliente del Sol, lo que permitirá a los científicos «medir un montón de cosas nuevas».

Por su parte, Pam Melroy, administradora adjunta de la NASA, destacó que el próximo eclipse proporcionará «una increíble oportunidad científica» para observar no solo al Sol, sino también a la Luna y a la Tierra de maneras completamente diferentes.

«Obtendremos información científica sorprendente e invaluable durante este eclipse», enfatizó.

Kelly Korreck, administradora del Programa de Eclipses de la NASA, resaltó que la agencia espacial estadounidense está preparada para este fenómeno con una serie de recursos, incluyendo una veintena de satélites que regularmente estudian la estrella del sistema solar, así como cohetes, aviones y globos aerostáticos, además de observaciones en tierra.

Agregó que el enfoque principal de la investigación será la corona del Sol, aunque el eclipse permitirá estudiar las reacciones del planeta ante la falta de luz solar debido al evento.

De hecho, la NASA tiene programado lanzar tres cohetes desde Virginia durante el eclipse solar para estudiar las perturbaciones en la ionosfera creadas cuando la Luna eclipsa al Sol.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -