Una era digital marcada por la creatividad, agilidad y seguridad

Las perspectivas de tecnología, innovación y transformación digital se proyectan ampliamente para las empresas, las organizaciones, los gobiernos y la sociedad en general.

De acuerdo con la International Data Corporation (IDC), la economía mundial llegará a una supremacía digital en 2023, lo cual significa que la economía digital superará el tamaño de la economía no-digital. Así mismo, afirma que la industria de TIC de América Latina crecerá durante 2020 a pesar del contexto político y económico.
Oracle, la empresa de tecnología especializada en el desarrollo de soluciones digitales, habla acerca de las expectativas principales que impactará a los negocios y la gente.

El mundo autónomo

El volumen de data e información sigue incrementando exponencialmente (cada minuto) y el análisis que se puede recabar, es cada día más específico y más valioso. Los datos son el nuevo petróleo en la medida en que su análisis permite tomar decisiones más precisas, que permitan capitalizar los datos y rentabilizarlos, e incluso predecir y anticipar resultados.

Contar con herramientas que gocen de autonomía para administrar, almacenar y salvaguardar los datos es fundamental. Las bases de datos tradicionales que se administran y ajustan manualmente, son propensas a errores humanos y se exponen fácilmente a vulnerabilidades de seguridad altos, lo que hace que los costos sean mayores y la eficiencia sea inalcanzable.

Seguridad de datos

El blockchain es una tecnología que permite la transferencia de datos digitales con una codificación sofisticada y muy segura. A través de ésta es posible garantizar la integridad de los datos, así como su trazabilidad y confiabilidad. Actualmente distintos sectores como la banca o el sector retail utilizan este tipo de herramientas y gracias a ellas han podido mejorar sus procesos, bajar costos y hasta contribuir con el medio ambiente.

Aplicaciones y tecnologías emergentes

La tecnología sigue evolucionando a un ritmo asombroso. Las empresas están luchando por seguir el ritmo de esta revolución digital con tecnologías empresariales que son inflexibles y cada vez más obsoletas, mientras que sus clientes exigen un mejor servicio y personalización. Muchas organizaciones ya se están transformando para hacer frente a este desafío y están reinventando la forma en que operan y hacen negocios, adoptando tecnologías emergentes como el internet de las cosas, inteligencia artificial, machine learning, blockchain, entre otras.

IDC estima que, en 2025, más de la mitad de los sistemas empresariales incorporarán inteligencia artificial; y que para 2024, más del 35% de las interacciones de los usuarios serán a través de asistentes digitales con capacidades de interactuar a través de videos y audio gracias a las habilidades de procesamiento de lenguaje natural y realidad virtual.