Tabaquismo en niños y adolescentes, un problema que puede causar 8 millones de muertes al año

Expertos en el mundo de la salud coinciden que el uso del tabaco en todas sus presentaciones, incluido el cigarrillo electrónico, atentan contra la vida de manera directa e indirecta.

De acuerdo con el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud y la Fundación Colombiana del Corazón, “si las tendencias actuales se mantienen y no actuamos, para el año 2030 más de ocho millones de personas morirán cada año por enfermedades relacionadas con el tabaquismo”.

Una de las estrategias concertadas desde la Organización Mundial de la Salud, es ofrecer ayuda a todas las personas para el abandono del tabaco como parte del plan de medidas MPOWER y en ese sentido, la Fundación Colombiana del Corazón con el acompañamiento de la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, el auspicio de la World Heart Federation y en alianza con los programas de Terapia Respiratoria de Areandina y otras instituciones de educación superior (IES) a nivel nacional, han impulsado una estrategia para responder de manera puntual con una propuesta online para ofrecer ayuda a quienes desean dejar de fumar.

Cifras, dependencia y prevención

En un Informe de la OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo 2019 se descubrió que “muchos consumidores quieren dejar el tabaco, pero necesitan ayuda. Ofrecer apoyo para la cesación, disminuye la prevalencia del uso de tabaco. Por lo tanto, contar con intervenciones de cesación puede duplicar las posibilidades de dejar de fumar con éxito”.

En el 2016, Colombia lanzó el Programa Nacional de Cesación de Tabaco y para el 2020, ya se habían hecho públicas las directrices que señalan y definen las responsabilidades de los prestadores de servicios de salud para implementar intervenciones clínicas para cesación tabáquica. Según los datos reportados por la Encuesta Nacional de Tabaquismo en jóvenes en Colombia que asisten a la escuela y fuman, “el 22,7% quiere dejar de fumar y 36,7% ha intentado dejar de fumar durante los últimos 12 meses”.

Para Juan Carlos Santacruz, director ejecutivo de la Fundación Colombiana del Corazón, “la pandemia ha traído una carga de tensiones sociales y económicas que ha llevado a que muchas personas quieran dejar de fumar. Reportes de la OMS demuestran que los fumadores corren mayor riesgo de presentar síntomas graves y fallecer a causa de la COVID-19, ya que el consumo del tabaco es un importante factor de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles, como enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes”.

Un problema que inicia a temprana edad

Uno de los grupos objetivo clave de la publicidad que propone la industria tabacalera con el cigarrillo tradicional y con todos sus sustitutos como el cigarrillo electrónico son los preadolescentes y los adolescentes. Para esa industria, los niños y los jóvenes son considerados la “población de reemplazo” de los fumadores que mueren prematuramente.

Los fumadores adultos en su gran mayoría son personas que iniciaron el consumo en su adolescencia. Según Sandra Liliana Elvira, directora del programa de Terapia Respiratoria de Areandina sede Bogotá, “cuando se inicia a temprana edad, la dependencia a la nicotina puede tener un mayor tiempo y se asocia con una mayor dificultad para abandonar el consumo. Se deduce por tanto, que los jóvenes son el blanco de la industria tabacalera para convertirlos en sus mejores clientes”.

Las investigaciones sobre acceso a productos de tabaco reportan que aproximadamente el 90% de los fumadores habituales probó el cigarrillo antes de los 19 años. “En Colombia, la situación es similar a la que ha sido constatada en el mundo. Según cifras del Ministerio de Salud y Protección Social, el 9 % de niños entre 13 y 15 años ya fuman o han decidido optar por algunos de los denominados cigarrillos electrónicos que hacen parte de los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina, SEAN”, explica la directora Elvira.

Aceptar y abandonar la adicción, los primeros pasos

Con el auspicio de World Heart Federation y en alianza con los programas de Terapia Respiratoria de Areandina y otras instituciones educativas nacionales, la Fundación Colombiana del Corazón y la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, ofrece toda la ayuda a los fumadores que quieren dejar de hacerlo con la creación de un soporte online a través de la plataforma digital www.puedodejardefumar.org

“La iniciativa ayudará a crear entornos más saludables acompañando a los fumadores en su decisión de abandonar el tabaco y todas sus variantes. Se trata de un servicio online de desestimulo y deshabituación tabáquica”, explica Juan Carlos Santacruz, director ejecutivo de la Fundación Colombiana del Corazón .

Y agrega: “La plataforma de desestimulo de tabaco pretende asesorar, apoyar y acompañar a fumadores con un soporte directo a través de chat en texto o audio, según solicitud del interesado. El objetivo es brindar apoyo en tiempo real y en vivo. Ese apoyo lo brindarán más de un centenar de estudiantes de último grado de Terapia Respiratoria de las universidades aliadas, quienes previamente han sido capacitados para orientar conversaciones de desestimulo en el Campus Virtual de la Fundación Colombiana del Corazón con un novedoso curso también diseñado con las universidades aliadas”.

Compartir