¿Qué sustancias se liberan cuando se hace ejercicio físico y qué tan bueno es para la salud?

Desde la antigüedad, se ha reconocido su valor e importancia para el desarrollo de las civilizaciones en la cultura china, egipcia, romana, la antigua Grecia, entre otras, y que además, evidenciaron su importancia desde edades infantiles hasta la adultez por sus diversos beneficios.

Sin embargo, las culturas actuales por su ardua búsqueda de desarrollo y crecimiento económico, académico, científico, entre otros sectores, ha dejado de lado el valor del ejercicio físico, traduciéndose en largas jornadas laborales, bajos ingresos económicos de la población, lo que lleva a una búsqueda de otras entradas en los limitados espacios de tiempo disponible y la reducción del tiempo para compartir en familia, descansar y la práctica del ejercicio físico, y que de alguna manera, estos hechos han contribuido al incremento de enfermedades crónicas no trasmisibles y repercusiones negativas en la salud mental.

La Organización Mundial de la Salud invita a los países miembros a formular y desarrollar programas, proyectos y diversas estrategias que contribuyan a la salud mental de sus ciudadanos y actualizar las legislaciones sobre el tema. Bajo esta dinámica, Colombia ha promulgado políticas con el fin de mejorar el diagnóstico y tratamiento de trastornos mentales. A pesar de ello, la inadecuada interpretación de las normas e implementación de éstas, ha evidenciado brechas significativas entre lo que se proponen en las normatividades y lo que ocurre en la práctica.

Para Luis Alberto Cardozo, Máster en Actividad Física y Salud del programa Entrenamiento Deportivo de Areandina sede Bogotá, “nuestra invitación es a rescatar el valor y la importancia del ejercicio físico. La práctica diaria beneficia a la salud física y mental debido a la variada cantidad de hormonas que son liberadas durante la realización de las sesiones de ejercicio con pocos minutos e incluso horas, tras finalizada la misma. Algunas de las hormonas controlan el metabolismo para la producción de energía, reducción de la masa grasa, aumento de la masa muscular, además de otros aspectos psicológicos como la mejora en la autoestima, confianza en sí mismo y la reducción de los niveles de estrés, depresión, y ansiedad”.

Y agrega: “los ejercicios de resistencia cardiovascular contribuyen en la liberación de la hormona ‘Péptido YY’, liberada en el intestino delgado y estómago, y que actúa en algunas áreas del cerebro encargadas del apetito, contribuyendo entre otros aspectos, a una saciedad más rápido durante las comidas, es decir, reducir la ansiedad por comer”.

Dentro del grupo de las hormonas en la salud mental también están las “hormonas de la felicidad”, que por su papel de neurotransmisor, generan sensaciones de bienestar, euforia, vigorosidad, energía física y mental. Son liberadas durante y posterior a la práctica del ejercicio físico, entre ellas, la dopamina, serotonina, endorfina, encefalina y los endocannabinoides que contribuyen en la reducción de los niveles de ansiedad y estrés.

El magíster Cardozo es enfático al señalar que, “hormonas como la adrenalina y noradrenalina (catecolaminas), que al ser secretadas por las glándulas suprarrenales en el torrente sanguíneo durante la práctica de ejercicio físico, contribuyen en el suministro de energía mediante la utilización de las grasas, biosíntesis de glucosa e incrementando su nivel en la sangre y proporcionando energía a los músculos, contribuyendo así, una sensación de vitalidad y energía física”.

Finalmente, el magíster Cardozo explica que no es necesario largos periodos de tiempo para la práctica del ejercicio físico diario, “con solo unos minutos de entrenamiento interválico de alta intensidad tipo HIIT con una duración total entre 10 y 20 minutos, donde se alternen ejercicios a una alta intensidad o velocidad de ejecución que involucren los grandes grupos musculares como las piernas, espalda o ejercicios que involucren varias articulaciones de 20 a 50 segundos y cortos periodos de descanso de 10 a 30 segundos en forma de circuitos, serán suficientes para beneficiar la salud física y mental”.

Compartir