26.4 C
Pereira
domingo, enero 29, 2023

Preste atención a los antibióticos que son automedicados

Frenar la resistencia a los antimicrobianos es compromiso de todos, de allí la importancia de la Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de Antimicrobianos, que es celebrada cada año del 18 al 24 de noviembre.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, “los antibióticos son medicamentos que eliminan o detienen la multiplicación de las bacterias. La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias desarrollan la capacidad de sobrevivir o multiplicarse pese a estar expuestas a los antibióticos que fueron creados para eliminarlas”.

Esta fecha anual busca aumentar la concientización sobre la resistencia a los antimicrobianos, RAM; y fomentar las mejores prácticas entre el público en general, los trabajadores de la salud, los profesionales de la sanidad animal, los profesionales en salud agrícola, y los responsables políticos para evitar la aparición y propagación de infecciones resistentes a los antimicrobianos.

“En Colombia desde la última década se viene presentando la resistencia bacteriana y va en aumento. Somos un país “endémico”, es decir, se presenta esta situación con mucha frecuencia; pese a que no hay una zona específica del país donde esto sea más prevalente, en algunas ciudades la cifra de resistencia es más elevada; esto se debe sobre todo al uso de antibióticos en forma indiscriminada, pues cuando se toma sin ser formulado se contribuye al aumento de este problema de salud pública”, especificó el doctor Christian Pallares, médico epidemiólogo de la Universidad del Valle.

Según expertos en esta área, aunque la resistencia es un fenómeno natural, el uso irracional de antimicrobianos tanto en el ser humano, como en los animales y agricultura están acelerando este proceso. Las infecciones por gérmenes resistentes pueden afectar a cualquier persona sin importar edad, religión o región donde se encuentre. A nivel hospitalario las infecciones asociadas a la atención de salud cada vez se vuelven más difíciles de tratar.

Por su parte, María Virginia Villegas, infectóloga, presidenta del Comité de Resistencia Bacteriana y Uso Prudente de Antibióticos, PROA, de la Asociación Panamericana de Infectología y Colombiana de Infectología, señala que, “los factores determinantes para la ocurrencia de la resistencia antimicrobiana son: tomar antibióticos para las gripas o para infecciones que son por virus, se debe considerar que estos no mueren con este tipo de medicamentos; y también se puede presentar, por no tomar el antibiótico correctamente, ya sea por el tiempo y la dosis adecuada”.

La pandemia ha contribuido en el aumento de la resistencia bacteriana debido al uso no apropiado de los antimicrobianos. En el año 2020, la RAM se vio potenciada y agravada por la pandemia, dado que los pacientes recibieron más antibióticos que antes y por períodos más prolongados; antibióticos de mucho más alto espectro, que no solamente presionan la selección de bacterias resistentes, sino que además tienen efectos tóxicos sobre riñones, hígado, oído, entre otros.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, declara que “la resistencia a los antimicrobianos, es una amenaza para la salud y el desarrollo mundial”, por esta razón, la directora médica de Pfizer Colombia, María Fernanda Velasco, manifiesta que, “se requiere colaboración que involucre múltiples enfoques, pues ninguna empresa puede resolver por sí sola esta crisis de salud pública ¡se necesitan soluciones creativas!”.

La prevención es una estrategia clave para evitar el uso de antibióticos, entre las estrategias para reducir el uso del mismo, está vacunar a mayores de 60 años contra neumococo, influenza, herpes zoster; en los niños recibir todo el esquema de vacunación ordenado por el pediatra; lavarse las manos con frecuencia, siempre al llegar a la casa y antes de comer; no dejarse recetar en las farmacias, no compartir antibióticos entre familiares, y mantener una buena higiene personal.

Agrega el doctor Pallares que las medidas más importantes deben dirigirse a la no automedicación, “debemos dejar de tomar antibióticos para infecciones virales, como los resfriados comunes. El uso frecuente de antibióticos sin autorización médica, además de aumentar la resistencia bacteriana, destruye la microbiota de los intestinos, es decir, ataca las bacterias “buenas” que nos protegen de las invasoras y regulan muchos procesos en nuestro cuerpo; al matarlas, nos volvemos más propensos a sufrir superinfecciones por bacterias nocivas y resistentes”.

Otras de las acciones para contribuir a la contención de la resistencia a los antimicrobianos son: la prescripción adecuada, la educación comunitaria, la vigilancia de la resistencia y de las infecciones asociadas a la atención en salud, y el cumplimiento de la legislación sobre uso y dispensación de antimicrobianos.

“Las personas no necesitan ningún antibiótico para un cuadro viral o para una infección respiratoria, que son las que comúnmente les da a todos, evite ingerir amoxicilina clavulanato, benzetacil y ciprofloxacina, nada de eso”, acotó Pallares.

Fundamental la prevención

  • Utilice los antibióticos sólo cuando un profesional de salud certificado los ordene; tomar antibióticos sin fórmula pone en peligro la salud de todos.
  • No se automedique, ni haga esto con sus mascotas.
  • Tome siempre el tratamiento completo, aun cuando se sienta mejor.
  • Nunca comparta antibióticos con los demás, ni utilice antibióticos que le hayan sobrado a otros.
  • Prevenga las infecciones lavándose frecuentemente las manos, evite el contacto con personas enfermas y mantenga al día sus vacunas.

El uso indebido de antibióticos aumenta los niveles de resistencia de las bacterias, cuando se toman antibióticos que nadie ha formulado para infecciones que no son bacterianas, se genera una presión selectiva en las bacterias.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -