Enfermedades No Transmisibles, un tema de cuidado y conciencia

La Organización Panamericana de la Salud, OPS y Organización Mundial de la Salud, OMS, determinan que las enfermedades no transmisibles, ENT, o crónicas son afecciones progresivas que dan como resultado consecuencias para la salud a largo plazo y se convierten en la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo.

Entre ellas, se destacan las enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, los infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares); el cáncer; las enfermedades respiratorias crónicas como la neumopatía obstructiva crónica o el asma; y la diabetes. Sin dejar de lado muchas otras condiciones importantes que también se consideran ENT, como los trastornos de la salud mental.

Haciendo visible lo invisible

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la mayoría de las muertes (17,9 millones cada año), seguidas del cáncer (9,0 millones), las enfermedades respiratorias (3,9 millones) y la diabetes (1,6 millones), a nivel mundial; así lo señalan la OPS y OMS.

Según la OPS, las ENT, matan a 41 millones de personas cada año, lo que equivale al 71% de las muertes que se producen en el mundo; 15 millones de personas de entre 30 y 69 años de edad fallecen cada año por esta causa, presentándose más del 85% de estas muertes «prematuras» en países de ingresos bajos y medianos. En la Región de las Américas, son 5,5 millones las muertes por ENT cada año y 2,2 millones de personas fallecen antes de cumplir 70 años.

Las ENT se pueden prevenir y controlar a través de cambios en el estilo de vida, intervenciones de salud y políticas públicas, a su vez requiere un abordaje integrado.

“Sabemos que hay múltiples factores de riesgo cardiovascular que inciden sobre estas patologías, dentro de la enfermedad cardiovascular incluimos la hipertensión arterial, la enfermedad coronaria, la enfermedad cerebro vascular, la enfermedad arterial periférica, la dislipidemia, la diabetes, que al final van a ser todos factores de riesgo que van a llevar a estos pacientes a tener complicaciones y a tener una gran morbilidad”, indicó Ana Cristina Montenegro, internista, médico vascular angiólogo.

La obesidad principal causa de diabetes, y esta última de infartos, puede desencadenar problemas en la salud mental; y a su vez, el exceso de peso se convierte en un factor de riesgo, especialmente de cáncer.

Alta mortalidad

Estas enfermedades son la causa de defunción más importante en el mundo, pues representan en su conjunto el 70% del número total de muertes anuales; comparten factores de riesgo comunes que incluyen la exposición y consumo del humo del tabaco y sus derivados, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y la dieta no saludable.

Para el Instituto Nacional de Salud, “la carga y la amenaza mundial de las enfermedades no transmisibles constituyen uno de los principales obstáculos para el desarrollo en el siglo XXI, ya que socavan el desarrollo social y económico en todo el mundo y ponen en peligro la consecución de los objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, entre los que se encuentra la reducción de las muertes prematuras por ENT en un 33% para el 2030”.

Según estudio de la Universidad Javeriana, en Colombia, de cada 10 personas con ENT mueren 1 o 2, y 1 de cada 4 de esas muertes se debe a infartos. Cuando se muere una persona, además de la muerte se pueden contar los años de vida esperados que se pierden. Si la expectativa de vida de las mujeres en Colombia es de 78 años, una mujer que se muere a los 50 habrá perdido 28 años de vida esperada. En los últimos 10 años se calcula que se hayan perdido, en Colombia, un total de 13 millones de años.

El consumo de tabaco, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y las dietas malsanas aumentan el riesgo de morir a causa de una de las ENT.

Prevención y control de las ENT

Los factores de riesgo cardiovascular siempre serán una balanza, están los que no se pueden modificar, como el género de las personas, la edad o la carga genética; “Del otro lado están todos esos factores de riesgo que se pueden modificar al establecer hábitos de vida saludables, donde se tenga controlada la presión arterial, el colesterol, el azúcar, mantener un peso saludable y practicar una actividad física”, dijo Montenegro.

Las intervenciones esenciales de gran impacto contra las ENT pueden llevarse a cabo en la atención primaria para reforzar su detección temprana y el tratamiento a tiempo.

Con el fin de reducir el impacto de las ENT en los individuos y la sociedad, hay que aplicar un enfoque integral que haga que todos los sectores, incluidos entre otros los de la salud, las finanzas, el transporte, la educación, la agricultura y la planificación, colaboren para reducir los riesgos asociados a las ENT y promover las intervenciones que permitan prevenirlas y controlarlas.

Principales tipos

Estos cuatro grupos de enfermedades son responsables de más del 80% de todas las muertes prematuras por las ENT.

* Las enfermedades respiratorias crónicas como la neumopatía obstructiva crónica o el asma.

* La diabetes.

* Las enfermedades cardiovasculares como los infartos de miocardio, el ataque cerebrovascular y la hipertensión arterial.

* Los diferentes tipos de cáncer.

Factores de riesgo metabólicos

– Aumento de la tensión arterial

– Sobrepeso y la obesidad

– Hiperglucemia (concentraciones elevadas de glucosa en la sangre)

– Hiperlipidemia (concentraciones elevadas de grasas en la sangre)

Compartir