21.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

En tiempos de cuarentena, el cáncer de piel no se detiene

Durante el aislamiento obligatorio muchas enfermedades para las cuales es necesario y control, están quedando en el olvido ya que todos los cuidados y prevención están enfocados en evitar el contagio del covid-19.

Una de estas enfermedades es el cáncer de piel, en la cual, contrario a lo que muchas personas piensan de estar todo el día en la casa, sin estar expuestos a los rayos solares no se corre el riesgo de tener afectaciones de este tipo en la piel.

 

Aún hay riesgo

Como lo explica la doctora María Soledad Aluma Tenorio, dermatóloga especialista en cirugía dermatológica directora de la Fundación Cáncer de piel Colombia lo primero que hay que tener en cuenta es que la radiación solar emite diferente formas de luz, de las cuales la radiación ultravioleta es la que más relacionada esta con producir cáncer de piel en los humanos.

“En este sentido nos encontramos con dos tipos de radiación, una que es la UVB, la cual no pasa las ventanas ni el techo fácilmente, lo cual en este momento difícilmente puede llevar a nuestra piel a sufrir algún tipo de afección. Este tipo de radiación a disminuido durante la cuarentena” expresó la doctora.

Sin embargo hay otro tipo de radiación que la UVA, es la que está presente, no varía ni con el horario, el clima, la altitud y es un tipo de radiación que si atraviesa las ventanas y de hecho está relacionada con el envejecimiento cutáneo con empeorar ciertas condiciones en la piel y lógicamente con el cáncer de piel.

“Esta es la razón por la cual así no estemos saliendo hay que tener ciertas medidas de precaución como es utilizar protector solar diario de amplio espectro para evitar el daño a futuro” agregó la especialista.

Igualmente explica la dermatóloga, la exposición al sol también causa cierta sensación de bienestar en las personas y libera endorfinas, por lo que en esta época muchas personas buscan exponerse intencionalmente al sol.

En esas circunstancias están tratando de asolearse más y también, en ese caso también se debe mucha precaución ya que al estar tanto tiempo bajo techo, sin salir de cada, puede que la persona haya perdido melanina, que actúa como un protector solar natural y esto puede aumentar el riesgo de quemaduras y eso favorece la aparición de cáncer de piel.

 

Retardo en el diagnóstico

Durante la cuarentena se espera retardo en el diagnóstico y manejo de un mayor número de casos de cáncer de piel, al igual que interrupción en algunos de los tratamientos, debido a la inasistencia de los pacientes a los servicios de salud.

Cuando el melanoma, por ejemplo, se diagnostica en estados tempranos y se trata de manera apropiada tiene buen pronóstico, más del 95% de los pacientes sobreviven a los 5 años.

“Es importante en esta época conocer que la teledermatología puede ser una herramienta eficaz para consultar en caso de sospecha o de ya tener el diagnóstico de un cáncer de piel”, asegura la doctora María Soledad Aluma.

 

Recomendaciones del cuidado de la piel durante el Covid-19

Teniendo esto en cuenta, es importante las recomendaciones de  fotoprotección diaria y el conocer sobre herramientas que permitan hacer diagnóstico precoz y consultas oportunas durante la pandemia.

Una de estas recomendaciones es conocer el ABCDE de los lunares y hacer un autoexamen de la piel al menos una vez al mes para buscar signos de alarma como:

–       Asimetría: La mitad del lunar no corresponde con la otra mitad.

–       Bordes irregulares: Los bordes del lunar son desiguales.

–       Color: El color del lunar no es uniforme, sus tonalidades varían desde un marrón a un rojo o azul.

–       Diámetro: El lunar tiene más de 6 milímetros de ancho.

–       Evolución: Cualquier mancha pigmentada que cambie de aspecto rápidamente (color, tamaño, forma).

 

Factores de riesgo

  1.   El mayor factor de riesgo para desarrollar el cáncer de piel es la exposición sin protección adecuada a los rayos solares durante los primeros 15 años de vida.
  2.   Lunares “raros” o de apariencia inusual que cambien de forma o color.
  3.   Uso de cabinas bronceadoras.
  4.   Piel blanca o sensible (pelo rubio o rojizo, ojos verdes o azules, antecedentes de formación de pecas).
  5.   Tener lesiones crónicas de piel expuestas al sol.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -