El asma, una enfermedad que no discrimina edad

A más de un año del inicio de la pandemia que puso en evidencia la importancia de la salud respiratoria, existe un gran número de personas para quienes respirar representa una dificultad día a día: los pacientes asmáticos. El asma una enfermedad que puede dejar sin aliento a quien la padece y que requiere de atención médica para su tratamiento.

“El asma se presenta como una condición crónica de las vías respiratorias de los pulmones, producida por una inflamación que hace que se hinchen, se estrechen y sean más sensibles a los agentes irritantes. Esto provoca ataques recurrentes de sibilancias, falta de aire, opresión en el pecho y tos”, explicó María José Fernández, Médica Internista y Neumóloga del Hospital San Ignacio, directora del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la Pontificia Universidad Javeriana y Asesor Científico GSK Colombia.

El sama es una enfermedad crónica que no tiene cura, sin embargo, se le puede dar tratamiento con medicamentos que disminuyen la inflamación dentro de las vías aéreas.

En el país, aproximadamente 1 de cada 8 personas sufre de asma. Es decir que se estima que el 12% de los colombianos padece esta enfermedad, convirtiéndose así en la segunda enfermedad respiratoria crónica más relevante después de la EPOC. “Además, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, incluida el asma, son la cuarta causa de muerte en el país; solo en 2020 murieron 11.592 personas por estas enfermedades”, expuso la experta.

El sub-diagnóstico es uno de los principales enemigos. En el país, el 69,9% de los pacientes no saben que tienen asma o no están correctamente diagnosticados. Esta tendencia es mayor en las personas de 64 o más años (79%).

Que esta patología no le quite el aliento

La relación con el Covid-19

Los estudios hasta ahora han arrojado que los pacientes diagnosticados con asma no tienen incremento del riesgo de sufrir de Covid, en caso de que una persona con esta enfermedad adquiera dicho virus, no tiene un riesgo más alto de tener un desenlace negativo o una progresión de la infección o necesidad de soporte ventilatorio. La dificultad radica en que los pacientes no han podido asistir a las consultas porque les da miedo infectarse al salir de casa lo que ha llevado a que muchos no tengan acceso a los medicamentos y se haya agudizado la enfermedad por falta del uso de los dispositivos o medicamentos”, acotó Fernández.

La neumóloga también expuso que el uso del tapabocas no genera ningún tipo de dificultad para respirar, incluso los ha protegido de otro tipo de infecciones como la influenza, adenovirus o rinovirus que se presenta de formal estacional en el país.

  1. ¿Cómo identificar si está sufriendo un ataque de asma?

El asma se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (ahogo) y sibilancias (silbido que se produce al respirar), las cuales pueden manifestarse varias veces al día o a la semana, y en algunos casos empeoran durante la actividad física o por la noche, con una gravedad variable según el paciente.

Durante los ataques de asma el revestimiento de los bronquios se hincha, disminuyendo el espacio interno y reduciendo el flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Cuando estos síntomas aparecen, el paciente está frente a un episodio de asma.

Hay asma que inicia en la infancia y otra después de los 40 años, hay unas alérgicas otras que no lo son, esto es lo que hace difícil un diagnóstico de la enfermedad.

  1. ¿Cómo se diagnostica el asma?

Para diagnosticar el asma, el médico realizará un análisis de su historia clínica, así como un examen físico, y otras pruebas más específicas para determinar si sus síntomas son causados por el asma. “Es complejo lograrlo porque los síntomas son intermitentes por ello para confirmarlo se debe hacer una espirometría, lo cual es una prueba que permite saber si los pulmones tienen algún tipo de obstrucción”, dijo la especialista.

  1. ¿Cómo combatirla?

Si bien no existe una cura para el asma, la prevención y el control a largo plazo son claves a la hora de prevenir y detener los ataques de asma. Es por esto que el tratamiento del asma depende de cada paciente y el subtipo de la enfermedad. Un tratamiento adecuado para el paciente permitirá mejorar su calidad de vida y controlar la inflamación que es principal causante de los síntomas.

Para el asma leve y moderada, la inhalación del medicamento vía respiratoria de manera diaria es la terapia por excelencia para el tratamiento del asma, ya que permite la entrega del medicamento de manera directa en los pulmones, disminuyendo el riesgo de efectos secundarios en otros órganos.

En cuanto al asma grave, esta enfermedad se caracteriza por un difícil manejo de síntomas con medicamentos tradicionales y por el esfuerzo que requiere para el paciente llevar una vida normal, por lo que en ocasiones se recurre a tratamientos biológicos para este tipo de pacientes.

Así pues, María José manifestó que “comenzar un tratamiento biológico es una decisión importante, por este motivo deben realizarse pruebas previas de respiración y buscar marcadores en la sangre o en las vías respiratorias de los pacientes que determinen qué producto podría funcionar mejor para cada caso”.

Las cifras

En Colombia se estima que más de 5 millones de personas podrían tener asma. El subdiagnóstico es el gran enemigo de la enfermedad: cerca de un 30,1% sabe que sufre asma y solo cerca del 40% de estos pacientes recibe un tratamiento para controlar sus síntomas. “Esto muestra que se debe consultar cuando se sientan síntomas, que se debe garantizar la disponibilidad de las pruebas de función pulmonar para poder confirmar el diagnóstico; y se debe trabajar en conjunto las instituciones de salud, los aseguradores de salud, los entes gubernamentales y la industria farmacéutica, para que así los pacientes una vez diagnosticados, tengan acceso a los medicamentos de allí la importancia de incluirlos en Plan de Beneficios de Salud”, indicó Fernández.

Compartir