Las bondades de los aceites esenciales en tiempos de cuarentena

Por: Mariana Suárez Guarín

Los aceites esenciales funcionan desde la antigüedad como remedio casero, aromaterapia, con objetivos cosméticos y hasta medicinales; estos pueden inhalarse, aplicar directamente sobre la piel o ser ingeridos. Usarlos en este tiempo de confinamiento puede ayudar a las personas a sobrellevar la ansiedad y a regular las emociones entre otras cosas, así lo manifestó Valentina Arbeláez, entrenadora emocional, aromaterapeuta y propietaria de la empresa Valentia, quien compartió su experiencia y los beneficios de utilizarlos.

“Existe un mundo escondido en cada una de las plantas que habitan la tierra llamada “esencia”, en este lugar se encuentra la vida de las plantas, su personalidad, su forma de expresarse, defenderse y relacionarse. Es esa misma esencia, un regalo para la humanidad, con ella podemos transformar nuestra vida en una vida de salud mental, física y emocional, y lo mejor de todo, 100% natural. Esta esencia la conocemos como aceites esenciales, que se obtienen cuando los extraemos de las glándulas de las plantas, que se pueden encontrar en las hojas, las raíces, las flores, la corteza, la madera o resinas que algunos árboles contienen en sus troncos. Estos compuestos, volátiles y muy poderosos contienen moléculas de diferentes tipos que actúan en el cuerpo humano de diferentes maneras: elevando la energía, disminuyendo la congestión nasal, aliviando un dolor localizado, fortaleciendo el sistema inmune, por mencionar solo algunos efectos”, explicó Valentina.

La especialista también expresó que en su experiencia de 6 años consumiendo y compartiendo los aceites esenciales, ha visto transformaciones muy grandes tanto en temas de salud como en situaciones mentales y emocionales.

“Mis testimonios personales también son muchos, pero el más poderoso y reciente es que los aceites me protegieron a mí y a mi hermano de contagiarnos de Covid-19. Estuvimos en Europa (Francia, Italia, España) durante el mes de marzo. Estando allá le propuse a mi hermano cuidarnos con los aceites para continuar con nuestro viaje y no perder el tiempo ni el dinero. Nos hospedamos en Madrid donde un tío que nos confirmó que era positivo para Covid -19, dos días después de nosotros regresar a Colombia. El nunca consumió los aceites, mi hermano y yo sí, nunca estuvimos contagiados. Mi protocolo consistía en ponernos en la espalda y pies una mezcla de aceites para elevar el sistema inmune, tomamos suplementos vitamínicos e hicimos unos sprays con alcohol y los mismos aceites que usábamos tópicamente y así logramos tener un viaje tranquilo y sobre todo un regreso a salvo” confesó Valentina.

La aromaterapeuta indicó así mismo que “todos los aceites actúan en tres niveles: físico, mental y emocional. Tan solo una gota de menta, nos cambia el estado de ánimo, nos activa y nos llena de energía para comenzar un nuevo día. Con esta misma gota estamos ayudándole a nuestro sistema digestivo a sentirse mejor después de comer mucho o con un dolor ocasional. Regula la temperatura del cuerpo y es muy usada por las mamás en los episodios de fiebre de sus niños. Inhalar el aceite de menta nos abre las vías aéreas y nos permite respirar mejor. Así funciona la aromaterapia y así actúan los aceites: gota a gota llenando nuestro cuerpo de bienestar y salud”.

Mitos y verdades

Las bondades de los aceites esenciales en tiempos de cuarentena/Valentina Arbeláez
Las bondades de los aceites esenciales en tiempos de cuarentena/Valentina Arbeláez

Valentina expresó que debe desmitificarse a los aceites esenciales en el sentido de que muchas personas los asocian con magia, esoterismo o misticismo. “Lo mismo pensaba yo antes de conocerlos y fue por eso que cuando empecé a ver sus efectos en mí y en mi familia decidí estudiar aromaterapia, entender esa química que los hace tan transformadores, poderle dar a mis clientes y consultantes una asesoría más aterrizada y enfocada en hechos reales. Lo que me encontré es que lejos de ser mágicos, los aceites son química orgánica, composiciones moleculares que fueron el principio de la medicina que conocemos, tienen efectos contundentes en el cuerpo humano, en la mente y en el espíritu. Sin duda, muchas personas los usan para la relajación y el balance, pero cada vez más estudios científicos le atribuyen beneficios a nivel físico, inclusive en cáncer. Adicional a sus efectos, son una alternativa económica al momento de velar por nuestra salud. En promedio una visita al médico cuesta entre $40 y $100 dólares, ($150.000 y $300.000) incluyendo el pago de la cita, los medicamentos, si es con antibiótico puede subir bastante más. Con los aceites, por ejemplo, si quieres aliviar un resfriado, va a costar aproximadamente $4.000 pues solo vas a necesitar una o dos gotas tres veces al día para sentirte mucho mejor. Estas gotas llegaron a mi vida y están llegando a muchas familias a transformar vidas, adoptando un estilo de vida mucho más saludable, disminuyendo la carga tóxica de nuestro cuerpo y de nuestras casas. Elevando el sistema inmune de nuestros niños y el nuestro. Neutralizando una de las enfermedades que más están matando a la humanidad y que por estos días está peor: el estrés”, concluyó Valentina Arbeláez.

Contacto: @yosoyvalentia