La buena alimentación, clave del regreso a clases

El periodo escolar es próximo a iniciar y para que los niños puedan tener un buen desempeño educativa, una buena alimentación es fundamental. La “lonchera” es un alimento esencial para el correcto desarrollo de los menores en edad escolar, pues debe aporta los nutrientes necesarios para que los niños logren una jornada productiva en el colegio, por tal razón es fundamental saber qué debe llevar para suplir las necesidades de los menores. Es importante tener en cuenta que inician la rutina del ´colegio´, con lo cual no solo se ve impactado su día a día, sino también su alimentación y otros aspectos, sobre todo de salud.

En el periodo de vacaciones las dinámicas cambian considerablemente, más en las fiestas de fin de año, que se caracterizan por la generosidad en las porciones de la comida y, sobre todo, los cambios en la rutina que se venía dando.

Esta realidad supone que al iniciar la jornada escolar se van a presentar cambios en las actividades diarias. Precisamente para evitar que dicho ingreso genere situaciones problemáticas.

Qué debe tener una lonchera saludable:

Recuerde que el retorno a las clases implica un esfuerzo para el cuerpo de sus hijos. No olvide que al momento de alistar lo que va a llevar al colegio, no deben faltar:

  • Alimentos energéticos: panes integrales, cereales integrales, galletas integrales tipo avena, ponqué casero, frutas secas, pasas, ciruelas, barritas de cereal, frutos secos tipo maní, nueces, aceitunas, entre otros.
  • Reguladores: Jugos de fruta o frutas enteras, fruta deshidratada, fruta picada, verduritas picadas cocidas o crudas.
  • Formadores: Leche descremada, yogurt, huevos, jamones y quesos bajos en grasa. Alimentos de origen animal bajos en grasa como: tortilla de huevo, salchichas de pollo o pavo, pollo a la plancha picado en cubitos, pollo deshilachado, entre otros.
  • Evite poner refrescos muy azucarados o bebidas gaseosas y paquetes, descarte los dulces o preparaciones que tengan exceso de grasa y azúcares. Procure siempre incluir agua y algún líquido bajo en azúcar; preferiblemente jugos de fruta natural.

No todo es la lonchera, también tenga en cuenta:

  • Recuerden que la preparación de los alimentos es tan o más importante que su consumo.
  • Lavarse las manos con abundante agua y jabón antes de consumir los alimentos, más teniendo en cuenta las actividades propias de un niño en el colegio.
  • Procure lavar las frutas antes de consumirlas. Si bien lo puede hacer en la casa, es mejor repetirlo antes de ingerirla.
  • Los papás deben fijarse en las fechas de vencimiento de los alimentos antes de consumirlos. Es importante inculcar este comportamiento en los niños.
  • Si los niños consumen agua en el colegio, es importante que sea agua potable, que no sea de los grifos pues puede generar problemas gastrointestinales

Cuidado con el clima

Otros de los factores que puede influir en el regreso normal a clases es el clima, pues sus cambios constantes pueden generar concisiones de salud, por tal razón tenga en cuenta:

  • Proteja y cubra la nariz y la boca del niño, más si sale de madrugada de la casa. Evite los cambios bruscos de temperatura.
  • Verifique que el esquema de vacunación de los niños, niñas y adultos esté completo para su edad.
  • Ventile a diario la casa, habitación y cualquier espacio donde estén los niños.
  • Si presenta algún resfriado, es mejor que utilice un pañuelo desechable sobre nariz y boca, bótelo y lávese las manos. En lo posible no utilice pañuelos de tela.
  • Cuando presenten síntomas inmediatamente aumente el consumo de líquidos para mantenerse hidratado.
  • Si el niño está enfermo debe utilizar tapabocas y mantener las manos limpias con un frecuente lavado de manos con agua y jabón. Evite que contagie a otros, evalúe si debe o no llevarlo a clase.
  • En caso de que tenga un cuadro gripal, no suministre medicamentos, antibióticos o jarabes para la tos a menos que sean formulados por el médico.