Día Mundial de Prevención del Autismo: tratamiento para los trastornos del espectro autista.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños padece un trastorno del espectro autista (TEA ) [ 1] . Sin embargo, como informa la organización, los estudios epidemiológicos realizados en los últimos 50 años indican que la prevalencia mundial de estos trastornos parece estar aumentando, a pesar de que existen muchas explicaciones posibles para este aumento, entre ellas una mayor conciencia y mejores herramientas de diagnóstico

TEA es un grupo de afecciones caracterizadas por cambios en el comportamiento social, la comunicación y el lenguaje. También apareció en la infancia y persistió durante la adolescencia y la vida adulta. Quienes padecen estos trastornos presentan muchas afecciones comórbidas (como enfermedades graves) como epilepsia, ansiedad, déficit de atención, hiperactividad, entre otras. Además de tener efectos en el nivel intelectual de los pacientes, que debido a un deterioro profundo tienen altas capacidades cognitivas.

Es importante crear conciencia de los trastornos del espectro autista y sus tratamientos para optimizar el desarrollo y el bienestar de las personas con estos sufragios. Es por eso que, desde 2008, Naciones Unidas (ONU) conmemora el 2 de abril como el Día Mundial de Prevención del Autismo, destacando este año las preocupaciones relacionadas con la transición de una persona con TEA a la edad adulta así como la importancia de la participación en la cultura de los jóvenes, la adopción de decisiones en la comunidad y el acceso a la educación superior, la implementación y la vida independiente.

En Colombia, como no existen datos actuales sobre la incidencia del autismo, por lo que se incluirá en el Estudio Nacional de Salud Mental que llevará a cabo el Ministerio de Salud y Protección Social.

Tratamientos alternativos

Segun EL Dr. Wellington Briques, Director Asociado de Asuntos Médicos Globales sobre Terapéutica del espectro , la División de Crecimiento de Campana Crecimiento, «Existe evidencia de los posibles efectos terapéuticos de los productos de cannabis en el tratamiento, por ejemplo, ansiedad, irritabilidad e insomnio en niños con autismo».

Los sacerdotes y los profesionales de la salud buscan ver el uso de cannabinoides como una alternativa para aliviar estos síntomas, lo que ha aumentado la demanda de este tipo de tratamiento en países donde está disponible, como Canadá, Estados Unidos y varios países europeos. y en algunos países latinoamericanos como Brasil, Perú, Colombia y México, entre otros.

El estudio La experiencia real del tratamiento médico del cannabis en el autismo, publicado por la revista Nature , revela los resultados de los datos recopilados de 188 pacientes con autismo tratados con cannabis medicinal entre 2015 y 2017. El tratamiento, en su mayoría de estos pacientes, basados en cannabis aceptado que contiene CBD y esquinas mínimas de THC. Después de seis meses de tratamiento, el 82.4% de los pacientes estaban bajo tratamiento activo, el 60% fueron evaluados. El estudio también revela que el 30% de los pacientes informará una mejora significativa, mientras que el 53,7% mostrará una mejora moderada en los síntomas.

Si estos resultados son alentadores, es necesario generar más investigación que nos permita encontrar nuevas opciones terapéuticas para este tipo de enfermedad, en función de la calidad del cannabis, puede ser una opción beneficiosa para tratar sus afecciones y mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

 

 

Juguetes y objetos ayudan en terapias de niños con TEA

Al trabajar con objetos o centros de interés para los niños, como un juguete o un dibujo animado, se pueden obtener resultados positivos y avances en la terapia de aquellos con Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Así lo estableció Leidy Carolina Rodríguez Barrera, magíster en Psicoanálisis, Subjetividad y Cultura de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien determinó que con estas herramientas padres y cuidadores lograrían significativos avances terapéuticos en los procesos comunicativos de niños con TEA.

El autista es relacionado como un sujeto que trabaja desde un centro de interés, lo cual se entiende como los objetos o figuras que representan un gusto o atracción del niño, lo que interviene directamente en su comunicación social, el acercamiento social inusual y la iniciativa de interacción social.

Según la investigación, en algunos casos la música ayuda al sujeto a entrar en la palabra como materia sonora, dejando afuera, o lo suficientemente lejos, la demanda, el deseo y el goce del otro.

En algunos casos de autismo el deleite por el número es un elemento que puede quedar por fuera de lo simbólico, como en el caso de los niños que no hablan pero que sí desarrollan un interés por los números y las letras.

Un caso puntual señalado por la investigadora es el contacto visual, que mejora si se usan objetos, e incluso puede aportar al momento de entablar una conversación. Con el tiempo el niño podría manipular los objetos de su interés con la compañía e interacción de otras personas.

“Es recomendable que primero se establezca una relación con los objetos, lo cual hace que el niño pueda controlar su cuerpo y tener una relación social con el otro (padres o cuidadores), situación que generalmente le resulta angustiante”, explica la magíster.

Cada niño tiene una forma particular de desarrollar el trastorno, y se presentan distintos niveles que van desde el apoyo total o casi dependiente, el moderado, y por último el menor apoyo, cuando se presenta un alto nivel educativo y funcionalidad para la vida.

Es un proceso lento en el que el diagnóstico puede mejorar si se cuenta con el correcto acompañamiento, que evite que el niño se estanque en las terapias y pueda progresar aún más.