21.4 C
Pereira
sábado, junio 25, 2022

Dolor crónico de espalda baja, más común de lo que parece

Es tendencia

- Advertisement -

El dolor lumbar crónico es el dolor localizado entre las costillas y los glúteos y puede extenderse al dorso, la pelvis y las piernas. Se vuelve crónico cuando se prolonga por tres meses o más.

Un análisis de la Asociación Colombiana para el estudio del dolor – ACED, reveló que el 76 % de los encuestados experimentó dolor los últimos 6 meses y el 46% dolor crónico.

A diferencia de las molestias ocasionadas por dolor agudo, cuya sensación es temporal y permanece por días o semanas, las afecciones producidas por dolor crónico pueden extenderse por meses o años.

En Colombia, el 68% de los dolores crónicos en pacientes están asociados a molestias osteomusculares, entre ellas, se destacan los dolores en articulaciones de brazos, piernas y lumbares. Sobre este último, el Dr. Miguel Farfán, Ortopedista y traumatólogo, señala que el dolor crónico de espalda baja es la principal causa de incapacidades a nivel nacional y en varios países del mundo y que solo en Colombia podría representar el 20% del total de las incapacidades.

Se debe prestar mucha atención a pacientes que tengan enfermedades crónicas como artritis reumatoideo o cáncer, puesto que puede haber mayores complicaciones.

“Desde el inicio de la pandemia he tenido un incremento del 800 al 1000% de las consultas por dolor de espalda baja”, aseguró el especialista. Este dato es importante ya que dicha variación se relaciona directamente con los cambios en las dinámicas laborales y la masiva adopción del teletrabajo.

Aunque el dolor crónico de espalda puede tener distintos orígenes como: contracturas musculares, desviaciones de la columna vertebral (escoliosis), enfermedades inflamatorias como la artritis y algunos tipos de cáncer; el 85% de los pacientes que lo padecen tienen lo que los especialistas denominan dolor de espalda no específico, es decir, que no tiene origen físico claro. Sin embargo, los expertos en salud asocian cada vez este tipo de molestias a factores ocupacionales, sedentarismo, posturas inadecuadas, estrés y cargas emocionales que incrementan el riesgo.

Aumentan las incapacidades laborales

“Sin duda las personas más afectadas son quienes permanecen sentadas por jornadas muy extensas y las que someten la espalda a vibraciones, principalmente conductores de carro o moto. Otro grupo es liderado por las mamás, quienes ahora dedican mucho más tiempo a cuidar a los recién nacidos y niños pequeños que antes estaban en el jardín y ahora están en la casa, haciendo esfuerzos al levantarlos e inclinando su espalda sin doblar las rodillas. Por último, también hay un número muy importante de pacientes con sobrepeso y obesidad, que también se ha incrementado en el último año”, puntualizó Farfán.

En ese sentido, una encuesta revelada por la Asociación Colombiana para el estudio del Dolor, indicó que el 56% de las personas consultadas, refirieron que su capacidad laboral se vio afectada de manera muy importante o moderadamente importante, como consecuencia del dolor crónico, incluido el de espalda baja. A su vez, el 32% de los encuestados que padecen algún tipo de dolor crónico, indicaron que han tenido incapacidad laboral debido a las limitaciones para caminar, interactuar socialmente e incluso dormir, mientras que el 52% de ellos manifestó que vio afectada su esfera emocional de manera moderada, severa o muy severa.

“El dolor lumbar es una enfermedad de salud pública con un alto impacto en la economía del país, de las empresas y de las familias. Hay pacientes que pueden tener de 3 a 6 meses de incapacidad y llegan a una zona de peligro en la que las indicaciones para la extensión indeterminada de la incapacidad no son claras ni factibles; aún sin tolerar condiciones para trabajar, medicina laboral no logra diagnosticarlos como discapacitados para pensionarlos de por vida y muchos terminan abandonando sus empleos”, indicó el especialista.

El lumbago, es la consulta número 1 de los servicios de urgencias en ortopedia.

Quien además agregó que las consultas por dolor de espalda empezaron a presentarse desde muy temprano, que, a los 10 días de pandemia y teletrabajo, se evidenció el aumento de incapacidades médicas, diagnóstico e incremento de los lumbagos.

Se estima que entre el 5 y el 30% de los pacientes en Latinoamérica renuncian a sus trabajos al ver limitadas sus capacidades. Al respecto, Patricia Bonilla, presidenta de la Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos, recalca que el dolor de espalda bajo “es considerado como la enfermedad mecánica más costosa, tanto por los gastos en tratamientos, hospitalizaciones e intervenciones, como por los que implican licencias por incapacidad y reemplazos temporales o permanentes de estas personas”. De hecho, en América, se destina el equivalente al 2% del PBI a estos conceptos.

Según el Dr. Farfán, “para un adecuado tratamiento del dolor crónico de espalda baja, es necesario en primer lugar que el sistema de salud le dé un enfoque preventivo. Como política pública se debería enseñar a todos los que cumplan 18 años a cuidar su columna. De igual forma, debería haber más énfasis sobre estos dolores en el pregrado médico, sobre todo en la actualización del manejo del dolor lumbar, pues no solo es generar incapacidades, todos debemos ser conscientes que, si bien no es una enfermedad mortal, sí perjudica a millones de personas”.

Es importante acudir al médico al momento de presentar alguna molestia o dolor prolongado. Un tratamiento inadecuado puede contribuir a que el dolor se vuelva crónico, dificultando el movimiento y generando complicaciones graves para la salud.

Banderas rojas

Tenga en cuenta cuales son algunos de los dolores lumbares que no son normales; son aquellos dolores que bajan con un corrientazo a la pierna, si se presenta pérdida de peso, otro de los signos de alerta es, si la persona está en reposo o dormido sin moverse, el dolor lo despierta, si presenta fiebre o alteración de los esfínteres urinarios o fecales.

Las recomendaciones

¿Cómo se puede evitar el dolor de espalda baja?

  • Llevar una rutina sana: mantenerse activo, hacer ejercicio, evitar fumar y llevar una dieta balanceada, permitirá mantener un peso adecuado y contribuirá al manejo del estrés.
  • Mantener una postura correcta: con el tronco erguido y los hombros atrás. Si está sentado, procurar que su espalda descanse en el respaldo de la silla.
  • Hacer pausas de la silla durante el día (idealmente cada 40 minutos), hacer estiramientos y cambiar de postura con frecuencia.
  • Asegurarse de tener una postura recta de la espalda en caso de levantar y transportar peso, para que el esfuerzo no se haga con los músculos lumbares.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -