Conozca las señales de advertencia del cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides es un tipo de cáncer que se origina en la glándula tiroides. El cáncer se origina cuando las células comienzan a crecer sin control. La glándula tiroides produce hormonas que ayudan a regular su metabolismo, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura corporal.

El cáncer de tiroides puede aparecer a cualquier edad, pero el riesgo alcanza su punto máximo en las mujeres cuando tienen entre 40 y 60 años, mientras que la mayoría de los hombres son diagnosticados entre los 60 y 80 años, según la American Cancer Society.

Así mismo, el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer, durante el 2018 registró 5.114 mil casos de cáncer de tiroides en Colombia, convirtiéndolo en uno de los siete tipos de cáncer con mayor incidencia nacional.

La glándula tiroides está en la parte frontal del cuello, debajo del cartílago tiroideo (la manzana de Adán). En la mayoría de las personas no se puede ver o palpar. Esta glándula, en forma de mariposa, tiene dos lóbulos, el lóbulo derecho y el lóbulo izquierdo, que están unidos por una porción angosta de glándula llamado istmo.

Hoy en día, muchos casos de cáncer de tiroides se detectan accidentalmente. Casos que se han descubierto por un chequeo con el médico general que muchas veces encuentra que la tiroides presenta un tamaño mucho más grande que el normal.

Es importante resaltar que este tipo de tumor se puede detectar durante estudios por imágenes, como una tomografía computarizada de tórax o cuello, un estudio Doppler de carótida o una imagen por resonancia magnética del cuello.

Según la American Society of Clinical Oncology, el cáncer de tiroides es curable en su mayor parte, con una tasa general de supervivencia de alrededor del 98% a cinco años.

La tecnología detrás de este tipo de imágenes ha evolucionado rápidamente. Gracias a ellas hoy se detecta este tipo de cáncer mucho más fácil que antes», agregó Margarita Nava Rodríguez, cirujana oncóloga, cirujana general de la Universidad de Caldas y especialista de la Universidad Autónoma de México.

La detección a tiempo es crucial

Para la médico, la tasa de supervivencia de cada paciente depende en un 100% del tipo de cáncer de tiroides que tenga el paciente, ya que algunos son agresivos, y de la etapa temprana que se detecte el cáncer.

Este tipo de patología se puede detectar con un análisis de sangre de la función tiroidea y una tomografía computarizada del cuello. En función de esos resultados y de las características del nódulo, el médico puede recomendar una biopsia con aguja para hacer un diagnóstico definitivo.

En Colombia el cáncer de tiroides (que es más común en las mujeres), ocupa el cuarto lugar, superado por el cáncer de mama, cáncer de colón y recto y el cáncer del cuello Uterino”, puntualizó la experta.

Incluso si un nódulo es maligno, el cáncer de tiroides es altamente tratable con cirugía y, si es necesario, con radiación y quimioterapia.

Además, las últimas orientaciones sobre tratamientos indican que puede que no sea necesario extirpar de manera inmediata los tumores pequeños que se detectan en una fase temprana.

Según estudios del Instituto Nacional de Cancerología, “muchos tumores en la tiroides se descubren de forma inesperada cuando se examina a los pacientes por otro problema”.

Factores de riesgo

Según la especialista existen dos factores de riesgo que están condicionados al ambiente y ámbito familiar que se consideran que si son causantes de una pequeña parte del cáncer de tiroides, son aquellos pacientes que han estado expuestos a radiación. Cuando un paciente tiene diagnóstico de cáncer medular de tiroides tiene indicación de hacerse estudios familiares porque hay una gran posibilidad de que tenga una carga genética.

Señales claves

Es muy importante que tenga en cuenta que si presenta alguno de los siguientes síntomas, acuda a un especialista para verificar con exámenes complementarios si hay señales de la existencia de cáncer de tiroides en su organismo:

A) Tos crónica o falta de aire

En raras ocasiones, un tumor puede crecer tanto que presiona el esófago y provoca dificultad para respirar o una tos crónica. «Eso puede ser una señal de que se tiene una forma más agresiva de cáncer de tiroides que ha comenzado a invadir otras estructuras», señaló Nava.

Las mujeres tienen tres veces más probabilidades que los hombres de padecer cáncer de tiroides.

B) Dificultad para tragar

En algunos casos el tumor en la parte posterior de la tiroides puede presionar el esófago y dificultar la deglución. Algunos pacientes dicen que sienten como si algo estuviera atascado en la garganta; otros describen una opresión que les hace difícil tragar. Este tipo de problema se presenta con alimentos sólidos, como el pan y la carne.

C) Ronquera

Si presenta cambios fuertes y su voz se vuelve muy ronca o se entrecorta sin motivo, y se mantiene así, es posible que un tumor grande esté afectando a sus cuerdas vocales.  Este cambio inusual es una señal de que debe ver a un médico de inmediato.

D) Bultos o hinchazón en el cuello

Un bulto, nódulo o hinchazón cerca de la base del cuello que se puede sentir o ver en el espejo es el síntoma más común de cáncer de tiroides. Las personas mayores de 60 años tienen algún tipo de nódulo tiroideo, y solo un pequeño número de ellos resultan ser tumores cancerosos.

Por esta razón, es recomendable acudir a un diagnóstico más detallado con los especialistas de la tiroides. Sin embargo, es importante destacar que no todos los bultos son cancerígenos.

Recomendaciones

No tengamos miedo de vacunar contra el Covid-19 a pacientes que tienen este tipo de cáncer, hay que acudir a vacunarse y ser consciente de las responsabilidades que esto trae consigo, por el cuidado propio y de lo demás. Siempre que haya un síntoma en especial la palpación de un nódulo en el cuello o en los lados laterales, es importante consultar el médico para descartar patologías malignas o benignas y recibir un tratamiento adecuado. En la página www.valoratutiroides.com las personas podrán aclara muchas dudas sobre esta enfermedad”, explicó la cirujana oncóloga.

Atención a la prevención

Estos síntomas también pueden ser signos de muchas otras enfermedades, por lo que es importante acudir a un médico para tener un diagnóstico mucho más completo. Este tipo de patologías es revisado por un endocrinólogo o a un otorrinolaringólogo. Se hace un llamado a generar conciencia frente a la importancia de cuidar y valorar la tiroides.

Compartir