¿Cómo mejorar la calidad de sueño de su bebé?

 

 La mayoría de expertos en salud aseguran que el sueño juega un papel fundamental para un adecuado neurodesarrollo en la infancia, ya que favorece el aprendizaje y la memoria. Se estima que entre el 25-30% de las visitas al pediatra de los padres con sus hijos están relacionadas con problemas del sueño. Javier Torres Pediatra, neonatólogo experto de Johnson’s Baby brinda algunos consejos para que las madres creen buenos hábitos del sueño en sus bebés.

Según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, los problemas de sueño constituyen una problemática global que amenaza la salud y la calidad de vida de más del 45% de la población mundial, y los bebés no son ajenos a esto, pues las alteraciones del sueño son una de las consultas más comunes en pediatría.

Los expertos indican que las fases del sueño en la infancia son diferentes que, en la adultez; en los bebés predomina más el periodo del sueño Rem (Rapid eye movement), el encargado de los procesos de reparación cerebral como la reorganización neuronal y consolidación de la memoria y el aprendizaje, por tal razón el descanso juega un papel fundamental para un adecuado neurodesarrollo, así mismo un niño que no duerme bien permanece más irritable, cansado e inquieto.

 

Rutina para antes de dormir:

¿Cómo mejorar la calidad de sueño de su bebé? Crédito de fotos: Pixabay.com
¿Cómo mejorar la calidad de sueño de su bebé? Crédito de fotos: Pixabay.com

 “Todo lo que hagamos queda como una impronta en esta etapa de la vida, por esto es muy importante establecer rutinas adecuadas que le permitan lograr un proceso, donde el baño en la noche, el masaje antes de dormir y el ambiente tranquilo forman parte muy importante para el buen hábito, según lo demuestran los estudios que los tornan confortables y mejora su sueño”, afirmó Torres.

  • Se recomienda que el bebé no realice actividad física previamente, ya que esto lo acelera metabólicamente y le hace difícil el dormir.
  • El baño es uno de los hábitos diarios más importantes, debe ser corto de 5 minutos en promedio, con agua tibia a temperatura corporal de 36.5 a 37 grados, dentro de un espacio cerrado para evitar las corrientes de aire, dentro de la bañera, utilizando productos apropiados para su piel, como el baño líquido para antes de dormir.
  • Realizar un masaje suave, con mucho amor y con productos adecuados que faciliten su realización como la crema hidratante para antes de dormir, que además de cuidar su piel, lo relaja y lo ayuda a dormir más rápido y por más tiempo.

Todos los productos que se usen en esta rutina deben ser indicados para bebés, libres de sustancias químicas y tóxicas, como sulfatos, ftalatos, parabenos y colorantes; para que se consideren con los más altos estándares de seguridad y pureza.

Las siestas y el tiempo del sueño:

Las siestas durante el día son el complemento perfecto para el sueño nocturno, si éstas son malas en calidad y cantidad, lo más probable es que el bebé llegue tan cansado en la noche que le costará mucho conciliar el sueño. Así mismo, los niños de acuerdo a su edad y características propias tienen tiempos diferentes para dormir:

  • Entre el nacimiento y los 2 meses los bebés duermen aproximadamente entre 10.5 a 18 horas con un patrón de sueño irregular.
  • Entre los 2 y los 12 meses duermen 14 a 14.5 horas con varias siestas durante el día.
  • Entre los 12 y 36 meses los niños duermen de 13 a 14 horas al día, y las siestas durante el día van disminuyendo.

 Ambiente:

Propiciar un buen ambiente para dormir en la noche, favorecerá a optimizar los hábitos de sueño de los bebés y niños.

La iluminación debe ser tenue u oscura, así se incrementará la producción de melatonina, por lo que se regulará el ciclo del sueño, mejorando su calidad y cantidad.

  • No debe tener ruidos externos fuertes, es ideal música suave de cuna o silencio para que el bebé logre descansar.
  • Los aparatos electrónicos no son recomendados dentro de la rutina para antes de dormir, por el contrario, se aconseja retirarlos del cuarto donde descansan los niños.

Los seres humanos no nacen sabiendo dormir, sino que aprenden durante su desarrollo, por esto es fundamental el rol de los padres en llevar a cabo una rutina adecuada para antes de dormir, ayudando a sus hijos a tener el sueño profundo y reparador que necesitan para crecer sanos y mantenerse bien despiertos durante el día.

Acerca del profesional:

Javier Torres es pediatra neonatólogo, médico cirujano de la Universidad Libre de Cali, con postgrado como médico pediatra, subespecialidad como neonatólogo y maestría en epidemiología de la Universidad del Valle, así como profesor de la Universidad del Valle e investigador de Colciencias.