23.4 C
Pereira
jueves, febrero 2, 2023

Claves para entender la prematurez

En el mundo, uno de cada diez partos es un nacimiento prematuro. Se estima que cada año nacen más de 15 millones de bebés que no terminan completo su periodo de gestación.

La prematurez o prematuridad es el nacimiento antes de cumplir las 37 semanas de gestación al interior del útero de la madre, esto puede generar algunas problemáticas en la salud del recién nacido, según especialistas, sin embargo, la mayoría de los bebés que nacen bajo estas condiciones superan esta etapa sin problema alguno, y crecen para ser individuos sanos y sin inconvenientes de salud.

Según la organización Mundial de la Salud, hay varios tipos de prematurez, esta se clasifica de acuerdo con el periodo de gestación que se haya cumplido al momento del parto: los prematuros extremos son aquellos bebés que nacen antes de las 28 semanas de gestación, según expertos estos niños están en un alto riesgo, pues la mayoría de sus órganos no están completamente desarrollados lo que los hace vulnerables a infecciones o virus.

Luego están los nacidos entre las 28 y las 32 semanas de gestación, son llamados muy prematuros, y finalmente están los prematuros moderados o tardíos, que nacen entre las 33 y las 37 semanas. Sí el parto se da en la semana 37 es probable que el bebé no tenga las características de la prematuridad, como el peso o la altura, sin embargo, está en riesgo y se recomiendan cuidados especiales.

De acuerdo con especialistas en materia, la mayoría de los partos prematuros son espontáneos y no tiene una causa común, no obstante, condiciones como la preeclampsia, las infecciones urinarias o de la membrana amniótica, la ruptura prematura de las membranas (placenta previa) pueden propiciar esta situación.

Los cuidados prenatales son un método para prevenir un parto prematuro, no solo porque fomentan la buena salud durante el embarazo, sino porque también previenen condiciones médicas que pueden incidir en un parto antes de tiempo, además, existen patologías crónicas que pueden contribuir a un final del embarazo antes de tiempo, como la diabetes, las cardiopatías o el consumo de sustancias como cocaína, tabaco o anfetaminas.

Cuidados
Después del parto el recién nacido entrará a un cuidado especial por parte del equipo médico. Estos cuidados incluyen la incubadora para conservar la temperatura del bebé y el suministro de oxígeno. Dependiendo de cuán prematuro es el bebé, el pediatra o médico obstetra puede llamar a un neonatólogo (un pediatra que se especializa en el cuidado de bebés prematuros o muy enfermos) para ayudar a determinar, qué tratamiento especial necesita el bebé.

En cuanto a los cuidados en casa se recomienda: Evitar los cambios de temperatura abruptos, los ambientes de estimulación excesiva o con mucho ruido y el consumo de sustancias como cigarrillo cerca al bebé.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -