19.4 C
Pereira
jueves, febrero 2, 2023

Cáncer de pulmón, diagnósticos tardíos reducen posibilidades de vida

A septiembre 2022 en la ciudad de Pereira se han registrado 76 casos de mortalidad, con una tasa de 15,7% por cada 100 mil habitantes.

No existe un arma más efectiva para reducir el riesgo de mortalidad por enfermedad de una población, que el diagnóstico temprano, esto no es ajeno para el caso del cáncer de pulmón, ya que no solo es el segundo en su tipo de mayor ocurrencia tanto en hombres como en mujeres, después de los más comunes en cada género (de próstata para los hombres y de mama para las mujeres)­, sino que de acuerdo con cifras recientemente registradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 esta enfermedad fue la principal causa de fallecimientos en el mundo (1’800.000 muertes de 2’210.000 casos diagnosticados); este fue uno de los 10 principales padecimientos que enfrentaron los habitantes del mundo en el período comprendido entre 2000 y 2019.

En Colombia se registran aproximadamente 6.800 casos de cáncer de pulmón cada año, y cerca de 6.000 muertes están asociadas a esta patología, según los datos consignados en Globocan 2020. “Lo más difícil con este cáncer es que permanece asintomático durante mucho tiempo de su evolución, y que nuestra cultura tiende a creer que las enfermedades existen solo cuando aparecen síntomas, por ello urge un debido tamizaje que cubra a todas las personas con factores de riesgo para desarrollar la enfermedad”, manifestó el internista y neumólogo José Luis Blanco, miembro de la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía de Tórax, Asoneumocito.

Es así como una vez más se encienden las alarmas ante una preocupante situación que se acentúa en el país y sobre la que el doctor Blanco se manifiesta con contundencia: “Lastimosamente, los pacientes están llegando a la consulta con cáncer de pulmón en estadio IV, la fase más avanzada de la enfermedad, incluso están apareciendo casos en los que ni siquiera es posible hacer estudios de diagnóstico porque el paciente sencillamente no los tolera…Un porcentaje cercano al 80% llega en esta condición, eso quiere decir que para siete a ocho personas que requieren ser atendidas por esta causa las posibilidades de tratamiento son extremadamente reducidas debido al avance de su enfermedad”.

A esta preocupante realidad se suma que los casos van en aumento en el país, tanto en hombres como en mujeres, y que cada vez se detecta en población más joven. Aunque la causa más conocida atribuible a la aparición de un cáncer de pulmón es el tabaquismo y la exposición al humo del cigarrillo de manera pasiva, también resulta alarmante que se están confirmando más casos de personas, sobre todo en mujeres, que nunca han sido fumadoras o no han estado expuestas a este riesgo. Es decir, su denotación se origina en otras causas.

“La detección temprana del cáncer del pulmón a través del debido tamizaje debe ir más allá de las personas expuestas al tabaquismo, ya que se infiere que otras condiciones propias de la región Andina, tales como la exposición a la combustión de la biomasa para generar energía calórica y la presencia de gases como el radón podrían estar dando origen al aumento de los casos de cáncer de pulmón en el país; pero estamos en mora de hacer un estudio robusto que lo confirme y que determine nuestras propias condiciones o causas para la aparición de esta enfermedad (discriminadas por cada región) sobre las cuales se soporte la ruta de detección temprana y la atención oportuna”, agrega el doctor Blanco.

Vapeadores, la nueva amenaza
El acto de fumar o de aspirar el humo de cualquier tipo de tabaco o derivado del cigarrillo es el factor de riesgo principal para el desarrollo del cáncer de pulmón. La lucha contra el tabaquismo en el mundo ha sido infructuosa pese a estar más que comprobado que es el detonante de por lo menos 4.000 enfermedades, entre ellas las mayores asesinas de millones de seres humanos cada año.

No obstante, el consumo del cigarrillo continúa rampante y en las últimas dos décadas ha buscado nuevos caminos para conseguir o mantener más adeptos: vapeadores y cigarrillos calentados o electrónicos. Se estima que el mercado de estas alternativas de consumo de nicotina, que erróneamente se han vendido como benévolos mientras producen placer, ha crecido un 700% en los últimos tres años.

Pero, para nuestro asombro y angustia, ya se empiezan a revelar las consecuencias fatales de esta práctica. Aunque no se han culminado aún estudios robustos y de largo plazo sobre sus efectos en la salud, ya se empiezan a develar los primeros casos de enfermedad pulmonar o respiratoria crónica asociados al consumo de vapeadores y cigarrillos calentados, señalan los especialistas de Asoneumocito.

La American Cancer Society (ACS), por ejemplo, ha publicado que estos dispositivos contienen formaldehído, una sustancia causante de diversos tipos de cáncer. También descubrió que algunos cigarrillos electrónicos indican no contener nicotina, pero al estudiarlos en laboratorio encontraron que sí tenían este componente.

Los vapeadores y similares se están considerando ya como la nueva amenaza para el desarrollo de patologías pulmonares crónicas, como la EPOC y la enfermedad intersticial respiratoria, asociadas de manera directa con la aparición de cáncer de pulmón.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -