Comprar vivienda, un sueño de todos

A) Establezca un presupuesto mensual: aquí se trata de que revise sus ingresos y sus egresos, esto es cuánto recibe y cuánto gasta, así determinará el dinero que le está quedando libre y que le puede servir para invertir. El presupuesto ideal es usar el 70% para cubrir sus necesidades básicas, mientras el otro 30% será el destinado para  ahorro.

B) Póngase metas de ahorro realistas: si usted no está acostumbrado a ahorrar debe comenzar paso a paso. Empiece estableciendo un presupuesto obligatorio igual que si fuera a cancelar algún deber mensual e inicie ahorrando con el 10% de sus ingresos y poco a poco vaya aumentándolo.

C) Enfrente las deudas: esto le ayudará a revisar su capacidad de pago y endeudamiento. En los créditos que tenga cancele siempre las cuotas en las fechas acordadas con la entidad financiera y si puede, haga abonos a capital así disminuirá no solo la deuda sino también los intereses.

D) Evite el sobrendeudamiento: este es en parte el problema de endeudarse para pagar una cuota inicial, pues usted estaría pidiendo doble crédito para esto y para la hipoteca. Entonces, no se meta en más de una obligación si su presupuesto no se lo permite.