Alfombras que hacen honor al arte clásico

En el marco del medio oriente, en particular en Túnez, era acostumbrado teñir la trama, generalmente con el color dominante en la alfombra, y tejer con ella una tela estrecha en los extremos, jugando con hilos dentro la gama del color madre. Esta particularidad de confección, respetando y explicitando también la arquitectura de la construcción de aquellos tiempos, generó un estilo archiconocido de tapetes, el más clásico que el ojo puede determinar: la alfombra tunecina.

Tipos de alfombras

Alfombras tunecinas clásicas: llevando dentro de ella, más específicamente en su centro la lámpara de la Gran Mezquita y rodeada o envuelta por variados motivos geométricos que son imitados por las mujeres de los diferentes monumentos de la Ciudad Santa Bereber, suele mantener más cantidad de lana poseer pocos dibujos que representan tatuajes de las tribus a las que pertenecen sus respectivos artesanos. En relación a los colores de este tipo de alfombras se puede destacar que son en extremo hermosos y cálidos.

Alfombra Bizerta: adornada y decorada con pequeños motivos esparcidos con uniformidad sobre todo la superficie de dicha alfombra. Con referencia a estos motivos, pueden o suelen ser: tatuajes bereberes, cascarudos, la cruz de Kairuan, flores del desierto y entre otras. Existen otras alfombras muy apreciadas y valoradas como las alfombras de Gafsa, Nabeul, y Gabez que suelen comprarse por metro cuadrado.