En momentos en que la base de productores, representada en el movimiento Dignidad Cafetera, prepara una concentración nacional el próximo 24 de abril en Armenia, el Gobierno nacional activó un plan de ayudas en los últimos días con ayuda directa al precio; renovación de cafetales; y fertilización. Se buscaba en parte bajarle tono a dicha movilización pero a la fecha esta sigue firme.

El director ejecutivo de Dignidad Agropecuaria, Óscar Gutiérrez, aseguró que la ayuda adicional de $ 100.000 millones para el Incentivo Gubernamental para la Equidad Cafetera (IGEC) no va destinada a lo que debería ir: un subsidio al precio interno, donde el Gobierno nacional sigue aumentando las partidas pero siguen siendo insuficientes.

“Las van a tener que aumentar más. No solo para cubrir el apoyo a las deudas que no podrán cancelar los cafeteros sino para apoyar el ingreso de estos”, dijo. La movilización a Armenia que harán las dignidades Cafetera y Agropecuaria busca que destine los recursos suficientes para evitar la ruina y la pérdida del ingreso y el patrimonio de miles de productores del grano, según lo emitido por Gutiérrez.

 

Los anuncios
Los recursos adicionales anunciados por el Gobierno nacional fueron por $ 100.000 millones que incluyeron: $ 48.000 millones para apoyo directo al precio (que en total ascenderá a $ 203.000 millones con la partida que se tenía de $ 155.000 millones; $ 38.000 millones para renovación de cafetales y $ 14.000 millones para alivio de deudas de los caficultores.

Sobre el IGEC, estos recursos otorgarán hasta $ 30.000 por carga de subsidio máximo cuando el precio de publicación esté por debajo de $ 715.000. En este punto hay diferencias con lo argumentado desde la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) donde se insisten que dicho disparador debe ser revaluado ya que no alcanza para cubrir los costos de producción.

En cuanto al apoyo de la fertilización para la renovación de cafetales, el Gobierno nacional hará un aporte de $ 38.000 millones que sumarán a los $ 12.500 millones del Fondo Nacional del Café (FONC) para tener una bolsa de $ 50.000 millones. La apuesta es que estos recursos impacten la renovación de 50.000 hectáreas de café, lo que significa un subsidio para fertilizantes equivalente a $ 1.000.000 por hectárea renovada que beneficiaría especialmente a los pequeños productores, pues este incentivo permitirá subsidiar hasta el 100 % de los costos de fertilización de una hectárea de café.

Adicional a esto, está el componente de alivio de deudas, lo cual tendrá un monto de $ 14.000 millones a través del Fondo de Solidaridad Agropecuaria (Fonsa) que permitirá mejorar el flujo de caja de los pequeños productores que se han visto agobiados por la deudas que actualmente se encuentran con moras superiores a los 60 días con el sistema financiero. Además, el Banco Agrario de Colombia iniciará adicionalmente brigadas de normalización y reformulación para los créditos que tengan moras inferiores a los 60 días.

 

El Gobierno
Andrés Valencia Pinzón, ministro de Agricultura, visitó Pereira donde destacó los componentes del paquete de ayudas a los cafeteros y enfatizó que “no se puede considerar como una ayuda de menor cuantía, son $ 255.000 millones que se pudieron obtener para apoyo al sector. La idea es que los pequeños productores, mejoren su flujo de caja, en especial los departamentos del sur del país que están en cosecha principal y los que están en mitaca como Risaralda”.

Sobre la posibilidad de que se revise el precio disparador del IGEC por debajo de los $ 715.000 la carga de café, el funcionario afirmó que la política está diseñada para apoyar los $ 30.000 por carga durante todo el año y que cambiar el disparador, implicaría que el recurso no alcance.

“Se busca preservar el recurso público y tener la posibilidad de financiar todo el año y así contar con ese apoyo. Cualquier cambio en el disparador afecta el presupuesto de esta iniciativa y por eso se debe trabajar con los $ 203.000 millones que hay disponibles”, contestó Valencia a El Diario.

Para aplicar al IGEC los productores deben estar registrados y activos en el Sistema de Información Cafetera (SICA) al 31 de diciembre de 2018 y que realicen las ventas de café ante los compradores autorizados, las cuáles deben estar soportadas en facturas o documentos equivalentes durante la vigencia del IGEC 2019.

El titular de la cartera Agropecuaria manifestó que se pretende que el IGEC llegue a todos los productores de café que presenten sus facturas en cooperativas u otros intermediarios existentes. “Son recursos que cuentan con la vigilancia de la contraloría por tratarse de un recurso público, por lo que hay que estar vigilantes del Ministerio de Agricultura para que su distribución sea la más transparente. “Lo importantes es que los recursos lleguen a quienes más necesitan, los pequeños productores necesitan de este recurso y así sustentar parte de su producción”, concluyó.

1,592 total views, 509 views today