Planes de sostenibilidad empresarial, crucial en estos tiempos

Con el aumento diario de personas contagiadas del virus Covid-19 no solo a nival nacional sino en el departamento de Risaralda, la falta de conciencia de muchas personas que hacen caso omiso a las recomendaciones sobre el uso correcto del tapabocas y el distanciamiento social, difícilmente se prevé una normalización de las labores cotidianas y empresariales.

Cada día el reporte publicado por el Ministerio de Salud y Protección Social y el Instituto Nacional de Salud, da cuenta del aumento en el número de contagios que supera récords diarios, y a pesar que los recuperados también aumentan, es alta la preocupación de las autoridades y ciudadanos que hacen un gran esfuerzo por evitar contagios y complicaciones de salud.

Lo anterior llevando a alertas máximas la capacidad de UCIs y drásticas restricciones como el toque de queda en varias ciudades capitales durante esta época decembrina que ha disparado la indisciplina social.

El trabajo remoto prevalece  

Así pues, si bien autoridades y ciertos sectores educativos, comerciales y empresariales esperan retomar sus labores en oficina iniciando el año 2021, con este aumento desmedido de casos, se podría pensar lo contrario, puesto que lo importante es seguir protegiendo una gran mayoría de seres humanos que pueden estar en riesgo.

Si bien hay empresas que aspiran normalizar sus quehaceres empresariales, deben contar con un adecuado protocolo de bioseguridad que vele por la salud y seguridad de todo el personal, puesto que el virus está latente y de paisaje en las calles, se seguirá viendo gente con tapabocas, alcohol y antibacterial.

El papel que desempeñan las empresas en este escenario es fundamental, de allí la importancia de seguir buscando medidas para hacerle frente con garantías a esta situación, seguir con la paulatina recuperación económica y pensando en estrategias internas y externas.

Afrontar una pandemia que sigue viva

Hoy en día las empresas se están enfrentando a diversos riesgos estratégicos y operacionales, como el retraso o la interrupción del suministro de materias primas; los cambios en la demanda de los clientes; el incremento de costos; las reducciones logísticas que provocan retrasos en entregas; los problemas de protección de la salud y la seguridad de los empleados; la insuficiencia de mano de obra; o las dificultades relacionadas con el comercio de importación y exportación.

De allí la importancia de diseñar y poner en práctica diversas estrategias que garanticen la permanencia de las compañías en el año que se avecina y que se seguirá viviendo con el Covid-19. Aún cuando, según estudios, se estipula que la vacuna para contrarrestar el virus, se estaría aplicando a la mayoría de colombianos en el 2022.

Continuidad de negocios y gestión de emergencias

  1. Establecer equipos de toma de decisiones de emergencia: todas las compañías deberían contar con un “Equipo de Respuesta a Emergencias» que establezca la estrategia y marque los objetivos del plan de emergencia, garantizando que se tomen las decisiones de la manera más rápida y acertada posible.
  2. Evaluar los riesgos y establecer mecanismos de respuesta: muchas empresas, en especial multinacionales, han establecido «planes de contingencia para emergencias» que suelen aplicarse inmediatamente en caso de una emergencia importante. Si una empresa no tiene un plan de este tipo, debe realizar una evaluación exhaustiva de todos los riesgos de inmediato, analizando el capital humano de la compañía, las subcontrataciones, la cadena de suministro, clientes y el sector público.
  3. Mantener el bienestar físico y mental de los empleados: es recomendable que las empresas establezcan mecanismo de descansos, vacaciones y trabajo flexible, utilizando los medios técnicos y tecnológicos disponibles para establecer métodos de trabajo no presencial durante periodos extraordinarios. La empresa debe garantizar la seguridad de los entornos de trabajo mediante la limpieza y desinfección de estos espacios, cumpliendo con los requisitos de gestión de la higiene de las autoridades de salud pública nacionales y regionales para los periodos de enfermedades infecciosas graves.
  4. Planes de respuesta por los riesgos generados en la cadena de suministro: las empresas suelen contar con materias primas suficientes y diferentes canales de adquisición de las mismas para no tener que detener la producción o reemprenderla en cuanto pase el periodo de cuarentena.

En la gestión de los inventarios, las organizaciones deben tener en cuenta factores como el bloqueo del consumo, el correspondiente aumento de los costos financieros y la presión sobre el flujo de efectivo. Al mismo tiempo, en las industrias con ciclos de producción prolongados, las organizaciones deben prepararse con antelación para un repunte del consumo cuando la epidemia se haya calmado, para evitar el riesgo de un inventario insuficiente.

Responsabilidad social y estrategias de desarrollo sostenible

Es necesario poder aplicar la responsabilidad social de las empresas desde las perspectivas del medio ambiente, la sociedad, la economía y la estabilidad de los empleados, así como coordinar las relaciones con la comunidad y las empresas de suministros. Se debe evaluar el posible impacto y la duración de la epidemia, ajustar los planes y, a nivel de los accionistas o del consejo de administración, comunicar las medidas propuestas y los resultados de las mismas.

Compartir