27.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

YAKY EN LA ASAMBLEA DEPARTAMENTAL

Gossa

Este artista que hasta ahora se está dando a conocer en nuestro medio, bailarín años atrás, ha llegado al territorio de los pintores que se destacan de manera muy rápida, sencillamente porque es uno de aquellos que, con su magia, se revisten de una originalidad asombrosa.

Nos hemos dado el lujo de invitarlo como el primero de los que exhibirán su hermoso trabajo en la Sala de Exposiciones de la Asamblea Departamental, la “Camilo Mejía Duque”, donde estará todo el mes de agosto, para dar a conocer una propuesta innovadora, mágica, amante de la naturaleza y llena de vida, calor y emociones, muy poco frecuentes en la obra de nuestros artistas.

Nacido Juan Jaramillo Cuadros, “Yaky”, en Pereira, Colombia, el 25 de septiembre de 1954, y convertido en pintor por la gracia de Dios (gracias a Dios), procede de una familia de origen indígena paisa, obviamente numerosa, familia en la que tuvo relación cercana con del arte, pues desde su primera infancia recuerda que hubo en su casa músicos y cantantes ensayando, incluidos sus hermanos mayores, donde habían bailarinas, asistían poetas, ilustradores, etc. y en cuya temprana época, y después, recuerda, siempre con un lápiz en la mano, rayando cuanto papel en blanco encontraba. 

Vino luego la época de la escuela y el colegio, de los cuales no conserva, como el común de la gente, recuerdos bellos, pues exceptuando el hecho de que frecuentemente estaba dibujando de todo, aunque de manera clandestina, siempre veía el salón de clase como una especie de calabozo y nunca terminó los estudios. Esa fue su visión, pero no pretende que nadie lo emule, todo lo contrario, en el mundo competitivo de hoy, no hay razón para que el joven de hoy les falle a los estudios; es esencial estar en la academia si se quiere triunfar. Pues bien, esa libertad que no hallaba en el salón de clase la vinieron a hacer posible los libros, pues lo hicieron gran aficionado a la lectura.

Tenía que hacer algo productivo, y luego de varios trabajos sin importancia, resultó labor como dibujante textil, algo ya más acorde con su inclinación, pues siempre continuó dibujando, labor que con el tiempo desembocó en diseño gráfico, ilustración, dibujo de publicidad, etc. profesión que ejerció de lleno hasta la crisis…

Simultáneamente, y acicateado por una de sus hermanas, quien era bailarina, ingresó al ballet “Silvia Osorio”, de la Sociedad de Amigos del Arte de Pereira, y por más de  35 años fue devoto de Terpsícore, gozó intensamente del escenario, con varios ballets y luego como instructor, y entre todas esas actividades sacaba tiempo para ir a recorrer el impresionante paisaje de que estamos rodeados, (salidas estas que le han proporcionado tema para muchas de las obras aquí presentadas)  y como ser humano que se respete, siempre quería más y terminó subiendo a las partes más altas de la cordillera y por rutas impracticables de la manera normal. (léase alpinismo).

Durante todo ese periplo descrito arriba, siempre visitaba exposiciones de arte y miraba con curiosidad,  admiración, respeto, con la natural envidia y muchas veces con dudas, lo que los pintores  hacían, pero no se atrevía a emularlos por el respeto de que hablaba, y el paso definitivo para desembocar en estas obras se debió en suma a la crisis a la que hacía alusión antes, la cual fue de índole laboral,  la que se le presentó por el año 2010, cuando debió decidir qué iba a hacer en adelante, y como aventurero de la vida que ha sido, vio la pintura como una nueva aventura posible, y como se consideraba en deuda con los lienzos y los pinceles, era la oportunidad de saldarla… y este es el resultado…

…o sea que como se ve, dice él, casi un debutante, pues a estas alturas, la mayoría de pintores ya se están jubilando, con una buena cosecha de obras y exposiciones a su favor, tienen ya un reconocimiento por la crítica y el público, o por lo menos, tienen ya un nombre…

Pone el artista Yaky por primera vez ante la crítica este trabajo, en el que expresa no solo su compromiso con el arte, sino con la conservación de la naturaleza, que es su tema principal, pues a estas alturas no podemos seguir postergando acciones que hace mucho tiempo debimos iniciar y que cada día que avanza nos, hace ver como seres muy retardados, casi desinteresados, para actuar…

Están todos invitados, es maravillosa esta obra.

Simultáneamente, y acicateado por mi hermana, quien era bailarina, ingresé al ballet Silvia Osorio, de la Sociedad de Amigos del Arte, y por más de  35 años fui devoto de Terpsícore, gocé intensamente el escenario, con varios ballets y luego como instructor, y entre todas esas actividades sacaba tiempo para ir a conocer el impresionante paisaje de que estamos rodeados, (salidas estas que me han proporcionado tema para muchas de las obras aquí presentadas) y como ser humano que se respete, siempre quería más y terminé subiendo a las partes más altas de la cordillera y por rutas impracticables de la manera normal. (léase alpinismo).

Durante todo ese periplo descrito arriba, siempre visitaba exposiciones de arte y miraba con admiración, respeto, curiosidad, con la natural envidia y muchas veces con dudas, lo que los artistas hacían, pero no me atrevía a emularlos por el respeto de que hablaba, y el paso definitivo para desembocar en estas obras se debió en suma a la crisis laboral que se presentó por el año 2010, cuando debí decidir que iba a hacer en adelante, y como aventurero de la vida que he sido, vi la pintura como una nueva aventura posible, y como me consideraba en deuda con los lienzos y los pinceles, era la oportunidad de saldar esa deuda… y este es el resultado…

O sea que como se ve, soy casi un debutante, pues a estas alturas, la mayoría de pintores ya se están jubilando, con una buena cosecha de exposiciones a su haber, tienen ya un reconocimiento por el público, o por lo menos tienen un nombre…

 

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -