Trucos de cocina

Utiliza siempre aceite de oliva virgen extra. Porque por la diferencia de precio, obtienes un aceite de una calidad muy superior, que resiste mejor las temperaturas y el paso del tiempo, es más sano y está mucho más bueno y sabroso.

Congela el pan ya cortado en rebanadas. Y así podrás descongelar la cantidad justa que quiera y directamente en la tostadora. No hay nada como una buena tostada de pan por la mañana sin tener que bajar a comprar el pan o tener que descongelar una barra entera.

Aliña tus ensaladas en orden. En el caso del aliño, el orden de los factores sí altera el producto. Primero la sal, luego el vinagre y finalmente el aceite. Si empezamos por el aceite, este creará una película alrededor de la lechuga e impedirá que la sal y el vinagre hagan bien su función.

Al hacer pasta, espera a echar la sal hasta que el agua empiece a hervir. El agua con sal tiene un mayor punto de ebullición y un mayor calor específico, por lo que tardará más y gastará más energía para calentarla que si la añadimos cuando rompa a hervir.

No olvides poner la tapa de las ollas, verás lo rápido que hierve el agua en comparación con no taparla (y lo que ahorras en electricidad o gas).

Compartir