Retos ambientales de Colombia para el 2020

El problema reside en que la actividad ilegal está ocasionando el 46% del daño ecológico en la selva del Chocó, el principal pulmón del país.

Los problemas ambientales en Colombia, como la contaminación atmosférica o la elevada deforestación, continúan generando costos elevados en materia de salud y deterioro de recursos ambientales.

Colombia figuró como el país con mayores problemas ambientales de América Latina, algo alarmante tratándose del segundo país en biodiversidad en el mundo tras albergar el 15% de la fauna y flora de la tierra.

Los principales problemas han sido generados por la deforestación, el comercio ilegal de fauna y flora, y la caza. No obstante, han sido las actividades industriales y los fuertes conflictos armados los que a su vez han contribuido a acrecentar la crisis ambiental.

Si bien el gobierno ha implementado diferentes políticas, normativas y estatutos medioambientales con el objetivo de mejorar la calidad ambiental, diversos problemas continúan presentes.

Atmósfera
Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, las ciudades con mayores problemas de contaminación atmosférica son Bogotá y Medellín. Esto debido a que en ellas se condensan una elevada cantidad de contaminantes provenientes de la industria y el transporte. En Colombia, este tipo de contaminación es ocasionada mayoritariamente por las industrias manufactureras y las explotaciones mineras, junto a la quema de materiales agropecuarios y los contaminantes de los automóviles.

Contaminación hídrica
Desde el año 2011, el Instituto Nacional de Salud en Colombia reveló que la mitad de los departamentos del país registran aguas contaminadas que se utilizan para el consumo humano. Una situación alarmante originada porque los principales centros urbanos del interior de Colombia han crecido de forma descontrolada alrededor de cuerpos de agua continentales o marítimos. Existen pésimas condiciones de saneamiento básico, lo que ha contribuido al vertimiento de aguas residuales y una inadecuada disposición de residuos sólidos que suelen ser transportados por los ríos Magdalena, Cauca, San Juan y Patía principalmente. A pesar que Colombia es el sexto país con la mayor oferta de agua en el mundo, el Ministerio de Medio Ambiente calcula que la mitad de sus recursos hídricos se encuentran contaminados. Esto se debe a las inadecuadas formas de explotación minera y las actividades agroindustriales donde químicos y pesticidas son arrojados a las aguas.

Chocó biogeográfico
Una zona que incluye territorios de Colombia, Ecuador y Panamá y alberga más del 10% de la biodiversidad del planeta. El Chocó ocupa aproximadamente el 2% de la superficie terrestre y es uno de los espacios naturales más ricos del mundo. Sin embargo, una gran variedad de ecosistemas y con ellos el 25% de las especies endémicas del mundo, están siendo destruidas. En Colombia tiene presencia en los departamentos del Chocó, Valle del Cauca, Cauca, Nariño y en menor proporción Antioquia. Se encuentra principalmente en peligro debido a las actividades de explotación de recursos naturales y mineros que se han llevado a cabo en la zona, y por la destrucción masiva de árboles y la comercialización ilegal de especies.

Elevada deforestación
La tasa de deforestación en Colombia ha alcanzado niveles alarmantes en los últimos años, situación que se ve reflejada en la pérdida de 178.597 hectáreas de bosque. Dicha tasa aumentó en un 44% debido a la excesiva praderización, ganadería extensiva, cultivos de uso ilícito, desarrollo de infraestructura vial, extracción de minerales y recursos naturales e incendios forestales.

Minería ilegal
Constituye una de las principales amenazas ambientales que enfrenta el país a raíz de la explotación minera de oro a cielo abierto. Se calcula que el país tiene más de 78.939 hectáreas afectadas por las redes criminales. El problema reside en que la actividad ilegal está ocasionando el 46% del daño ecológico en la selva del Chocó. Aunado al hecho de que las redes de narcotráfico y grupos armados se han asentado alrededor de las minas ilegales de oro del Chocó, lo que además de destrucción ambiental ha generado violencia y pobreza.

Activismo ambiental

2019 fue un año de activismo ambiental. Las campañas para disminuir el uso de los plásticos, de incentivar las políticas y cumplimiento de acuerdos mundiales para disminuir los efectos del cambio climático y fortalecer las leyes que regulen las sanciones contra el maltrato animal. Miles de personas en el mundo han iniciado movimientos por la conservación, restauración y protección del medio ambiente. También ha sido un año donde las nuevas tecnologías y emprendimientos verdes han tomado relevancia en las redes sociales. Cada días se encuentran al alcance de un click diversas soluciones ambientales que parecían inalcanzables, no sólo hablando de sistemas de calentadores solares o captación de agua de lluvia, sino de pequeñas diferencias como son los transportes cero emisiones, purificadores de agua, biodigestores y más.

Afectaciones en el planeta

Sin duda 2019 ha sido un año de grandes acontecimientos naturales que han marcado la historia debido a la intensidad e impacto ambiental negativo que se ha generado en el Planeta. Australia, Rusia, Brasil, México, Estados Unidos; son sólo algunos de los países que han sufrido algunos de los incendios forestales más catastróficos del año; sin embargo, no son los únicos. En todo el mundo se presentan nuevos incendios, con pérdidas forestales, pero también de miles de animales y personas. Hoy, no se cuenta con una cifra que englobe los desastres causados, porque muchos de estos incendios siguen activos, pero ya se habla de más de un millón de hectáreas devastadas por el fuego.

Por otra parte, se encuentran fenómenos paralelos y extremos, como el incremento de la temperatura en los polos que marca hasta 25 grados por encima de lo normal. Incluso en el Polo Norte se registraron temperaturas por encima de cero, cuando en esta época del año debería mantenerme en los -30 grados centígrados. Y qué decir de los videos virales de toneladas de hielo desprendidos de los hielos perpetuos.